Brasil: Oi venderá activos para recaudar 7 mil millones de reales e invertir en fibra óptica

701

El operador brasileño de telecomunicaciones Oi reafirmó su estrategia de recuperación judicial basada en la expansión de los accesos de fibra óptica, para lo cual planea mantener inversiones de 7 mil millones de reales por año, dinero que vendrá de la venta de activos considerados no esenciales.

La proyección presentada por Oi calcula entre 6.5 mil millones y 7.5 mil millones de reales con los activos hasta 2021.

Venta de activos

La lista de activos para la venta incluye las torres y la participación en el operador angoleño Unitel, la cual, según los planes, se venderá hasta finales de este 2019. Para 2020, la prioridad será la venta de centros de datos, mientras que en 2021 serán los bienes inmuebles considerados no esenciales. Si llega a lo proyectado, las desinversiones representarán un retorno de aproximadamente 80 por ciento del valor de mercado del operador.

La lista no incluye la venta de la operación móvil. Por el contrario, la empresa defiende la operación celular como esencial. Para hacerlo, la primera estrategia es el refarming de la banda de 1.8 GHz para la oferta de 4G y 4.5G.

Al presentar el plan, el operador indicó que participará en las próximas subastas de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), con especial interés en la banda de 700 MHz que no adquirió en 2014, y en las bandas para 5G.

Fibra óptica

Oi ya brinda servicio a un millón de hogares y proyecta alcanzar 16 millones para 2021. El operador está apostando su fibra óptica especialmente en el mercado residencial, pero también para el mercado corporativo.

El plan de la compañía es utilizar la red más grande del país, 363 mil kilómetros de fibra, para respaldar los servicios residenciales y corporativos, incluida la infraestructura para otros proveedores de Internet.

El objetivo es que los servicios a través de la red de fibra representen un 80 por ciento de los ingresos y compensen las interrupciones de voz y cobre. Para ello, prevé una tasa de ocupación de 25 por ciento de las redes anteriores.

“Nuestro plan estratégico analizó en detalle todos los componentes de la compañía para ver la mejor ruta a seguir, una ruta sostenible, y la fibra se colocó como el punto principal, pero el segmento móvil es muy importante. Ya hemos visto un buen desempeño del pospago, y el plan se enfoca en aumentar la captura”, dijo Rodrigo Abreu, quien coordinó el proyecto estratégico de Oi, y se le cita para asumir la presidencia del operador, con la salida de Eurico Teles en diciembre.

La compañía también incluye en los planes para el futuro los 4 mil millones de reales  en capitalización ya realizados, y hasta 3.1 mil millones de reales con créditos PIS/Cofins, de los cuales 2.1 mil millones ya tendrían una decisión judicial favorable. Además de estas cifras, proyecta otros mil millones con reducciones de costos.

La consultora británica Ovum señaló semanas atrás que Oi debe mantener el enfoque en las inversiones en el acceso de banda ancha a través de fibra óptica, en lugar de competir en la subasta para 5G prevista para 2020.