Brasil | Operadores buscan propia generación de energía ante altas facturas de luz

Proyectos de generación distribuida ayudan a proteger a las empresas de las altas tarifas, especialmente durante las crisis energéticas.

744

Ler em português

La sequía que atraviesa hoy Brasil viene acompañada de una crisis energética, ya que el 63.8 por ciento de la electricidad del país es producida por centrales hidroeléctricas. Cuando los embalses están bajos, el gobierno activa termoeléctricas para colaborar en la producción de energía, y los efectos se sienten rápidamente en los bolsillos de los consumidores y las industrias.

Los operadores de telecomunicaciones también sienten el precio de una energía más cara, ya sea porque se activaron las termoeléctricas o porque las empresas tuvieron que depender de sus generadores a diésel.

Este problema no es nuevo: hace 20 años, Brasil atravesó una grave crisis energética debido a una crisis del agua. El racionamiento energético fue necesario en el país y elevó el precio de la factura de la luz, según relató a DPL News Luiz Francisco Perrone, consultor y exvicepresidente de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel).

Narra que, en 2001, los proveedores de telecomunicaciones tuvieron que intensificar el uso de su sistema de respaldo: “Lo que sucedió [en 2001] fue un aumento en el costo. Fue necesario consumir mucho más diésel e instalar más dispositivos de respaldo, ya sea por batería, equipo solar o motor generador”.

“También tengo la impresión, por el recuerdo, de que el costo no se traspasó [a los consumidores], al menos no al 100 por ciento”, mencionó.

Si el precio no se repercutía en su totalidad, los operadores pagaban la factura. Desde entonces, Brasil ha atravesado al menos una importante crisis de agua y energía, en 2015.

Claro

Fue cuando el gasto energético alcanzó la marca de los mil millones que Claro tomó medidas drásticas, según Hamilton Pereira da Silva, director de Infraestructura de la compañía. “Cuando nos enfrentamos a este tipo de problemas y de este tamaño, tuvimos que ser agresivos en la solución”, dijo durante un evento virtual la semana pasada.

La respuesta de la empresa fue acudir al mercado de energía libre, para su operación en media tensión, e iniciar un proyecto de generación distribuida con varias fuentes: eólica, solar, hidroeléctrica y biogás.

Actualmente, 52 plantas abastecen el 40 por ciento de la demanda de sus estructuras de baja tensión, como torres de telefonía celular, fuentes que abastecen la red fija y edificios, y llegará al 80 por ciento en julio del próximo año. Pereira da Silva agregó que la iniciativa de Claro ya ha protegido al operador de las altas tarifas en un 55 por ciento.

TIM

TIM explica que, además de satisfacer una demanda de energía limpia, el precio era importante para motivar su propio sistema de generación. La inversión se inició en 2017, cuando la empresa implementó cinco Plantas de Generación Hidroeléctrica.

Hoy, el operador tiene en operación un total de 34 plantas de energía solar, hidroeléctrica y de biogás y, para 2022, pretende llegar a 60 plantas con una generación mensual de 38 gigavatios-hora. Eso sería suficiente para abastecer a una ciudad de 150 mil habitantes.

Según el comunicado enviado a este artículo, la meta es tener al menos el 90 por ciento del consumo total de energía de fuentes limpias para 2025. En 2020, el porcentaje fue de 64 por ciento.

La compañía también utiliza una fuente solar con placas fotovoltaicas para llevar una conexión 4G vía satélite a zonas remotas, sin necesidad de conectarse a la red eléctrica convencional y utilizar cables de fibra óptica.

Estas iniciativas cobran aún más relevancia en un escenario de crisis energética provocada por la sequía, reduciendo la dependencia de las llamadas fuentes tradicionales, concluyó el operador.

Otros operadores

Algar Telecom informó que está revisando todos los procesos operativos y de mantenimiento, buscando aumentar la autonomía de los sistemas de generación de energía de los sitios y, posiblemente, anticipando CAPEX para posibles casos de fallas en el suministro eléctrico.

Buscado, Vivo no se manifestó hasta el cierre de este artículo.

Estación seca

A fines de mayo de este año, el Sistema Meteorológico Nacional emitió una alerta de emergencia hídrica por escasas precipitaciones en la región hidrográfica de la Cuenca del Paraná, con mayor capacidad y mayor demanda en el país. Se espera que el bajo nivel de lluvias desde octubre de 2019 se intensifique hasta finales de septiembre, cuando la región estará en la estación seca.

En junio, el gobierno aprobó una ordenanza que permite la activación de centrales termoeléctricas sin contrato, alimentadas con carbón, diesel y biomasa. Antes, sólo se permitía encender centrales termoeléctricas sin contrato, alimentadas con gas natural. Las centrales térmicas son más contaminantes y más caras, lo que se traduce en altas tarifas en la factura de la luz.