Brasil | Porto Alegre anuncia licenciamiento automático de antenas

Según el ayuntamiento, la capital de Rio Grande do Sul es la primera del país en ofrecer este tipo de servicio.

238

Ler em português

La ciudad de Porto Alegre, Brasil, presentó este 18 de octubre su nuevo modelo de licenciamiento para la instalación o renovación de Estaciones Transmisoras de Radiocomunicación (ETRs).

A partir de ahora, la solicitud de las empresas la realizará el técnico responsable a través del Portal de Licencias, y un sistema automatizado analizará la documentación y emitirá la autorización de forma inmediata.

Se trata del programa “Licencia en la hora”, desarrollado por el equipo del Departamento de Medio Ambiente, Urbanismo y Sustentabilidad, en alianza con Procempa, empresa tecnológica de Porto Alegre. Según el ayuntamiento, la capital del estado es la primera del país en ofrecer este tipo de servicio.

La Licencia en la Hora es un nuevo paso para facilitar la instalación de torres en la ciudad. Desde 2018, la nueva Ley de Antenas permite la adopción del modelo de auto-licencia, con la declaración de un técnico. A partir de este año, la autorización será automática.

“Las instalaciones a gran escala ofrecerán capilaridad para los operadores de telecomunicaciones y, en consecuencia, para el ciudadano”, dice la Directora Comercial de Highline, Carolina Vilela.

La novedad es fundamental para recibir la tecnología 5G, que requerirá unas cinco veces más antenas que 4G para brindar la misma cobertura. En conversación con DPL News en junio, Luciano Stutz, presidente de la Asociación Brasileña de Infraestructura de Telecomunicaciones (Abrintel), afirmó que “el municipio que no esté preparado tendrá más dificultades para recibir inversión”.

Muchas ciudades de Brasil aún no cumplen con la Ley Federal de Antenas de 2015, que tiene como objetivo modernizar el proceso de licenciamiento para la instalación de infraestructura. Por tanto, los municipios que faciliten la autorización tendrán prioridad para recibir el 5G.

Brasilia y Curitiba son dos ciudades que ya modernizaron su legislación, mientras que las cámaras de São Paulo y Belo Horizonte, por ejemplo, debaten el tema.