Brasil: preocupa protección de datos personales por privatización de Dataprev y Serpro

Las empresas tienen datos de los brasileños que incluyen: seguridad social, recaudación de impuestos, declaraciones de ingresos, entre otros.

710

El gobierno de Brasil publicó recientemente una lista de empresas públicas que se someterán a un proceso de privatización. La lista incluye a la Compañía de Información y Tecnología de la Seguridad Social (Dataprev) y el Servicio Federal de Procesamiento de Datos (Serpro), dos compañías estatales que tienen en sus activos bases de datos de millones de brasileños, ya que las compañías son responsables, entre otras cosas, de procesar datos de la seguridad social e impuestos, respectivamente.

Aún no hay información sobre cuándo se llevarán a cabo estas privatizaciones o el modelo, pero las preocupaciones sobre cómo se manejarán estos datos si se lleva a cabo la privatización hacen que el proceso de privatización de estas dos compañías públicas sea delicado.

José Antonio Zierbath, director de la Secretaría Especial de Burocracia, Administración y Gobierno Digital del gobierno federal, comentó al periódico local Teletime que la presidencia está preparando un decreto que significa un primer paso en la estandarización del intercambio de datos en la administración pública. “Contiene disposiciones expresas para la aplicación de la Ley General de Protección de Datos Personales (LGPD). Es un decreto que regula la forma en que la administración pública manejará los datos” declaró.

Relacionado: Bolsonaro sanciona Ley que crea la Autoridad Nacional de Protección de Datos de Brasil

Bruno Bioni, investigador y experto en datos personales, explica que en cualquier situación los datos que tienen estas empresas se han recopilado y se están procesando para un propósito particular.

“El interesado ha dado su consentimiento para el uso de sus datos para la seguridad social, el INSS, cuestiones de recaudación de impuestos, declaraciones de ingresos, etc. El consentimiento ha sido para estos fines. Incluso en un escenario de privatización, este consentimiento no se ve afectado”, sostiene.

Bioni señala que “la privatización de estas empresas no libera el uso de bases de datos para ningún otro propósito que no sea el original para el que fueron ensambladas y destinadas. El principio de propósito y las especificaciones de propósito están vinculados a los datos”.

Asimismo, señala que si hay algún cambio de propósito de uso de los datos, es necesario el consentimiento del titular de la información para este nuevo objetivo.

Por su parte, el Foro Nacional para la Democratización de la Comunicación (FNDC) emitió un comunicado la semana pasada criticando la venta de las dos compañías, diciendo que “el gobierno renuncia a sus propias tecnologías para comprar soluciones de terceros”. Según la organización, ambas firmas actualmente alojan datos del impuesto sobre la renta (Serpro) y de la seguridad social (Dataprev), y “pasarlo a servidores privados con su privatización pondrán en peligro la soberanía del país, ya que estos datos son información sensible”.