#DigitalMetrics | Brasil reporta mejoras en banda ancha; densidad del servicio es su talón de Aquiles

694

Los números de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) permiten dar buenas noticias de lo que ocurre en Brasil respecto del acceso a banda ancha fija: crecen los abonados, aumenta la velocidad y hay más de 11 mil empresas que prestan el servicio. Esta realidad también redunda en una brecha cada vez más pequeña en el acceso entre estados, pero la diferencia es suficiente para hablar de materia pendiente.

Datos a mayo de 2021 indican que existen 37.4 millones de accesos a banda ancha en Brasil, 10.3 por ciento más que hace un año. En números, se incorporaron 3.49 millones de abonados en un año o lo equivalente a 400 por hora. Los pequeños proveedores han sido clave para esta realidad y ahora cuentan, en conjunto, con el 37.3 por ciento del total de los abonados registrados.

La densidad del servicio es de 52.9 por ciento y aquí hay un problema. La cifra es menor que la que presenta, por ejemplo, Argentina (67%) o México (62%) y, además, se presentan serias brechas entre los registros por unidad federativa: la distancia entre el estado con mejor y peor densidad –San Pablo y Maranhão, respectivamente– es, atención, de 62 puntos porcentuales.

La problemática puede ser vista como oportunidad, más aún si se tiene en cuenta que la situación está, de a poco, mejorando. De hecho, los mejores registros de crecimiento en los últimos 12 meses se dieron en sitios más alejados de la idea de universalización. El Norte del país es la región con peor índice de penetración, con una densidad de 21.9 por ciento, pero esa cifra es 17 por ciento mejor que la informada un año atrás, mientras que en la región más avanzada, el Sudeste, el incremento fue inferior a ocho puntos.

En otro orden de ideas, la fibra óptica se ha consolidado como la tecnología preferida en el país y ahora representa más del 54.6 por ciento de los accesos, con una base compuesta por más de 20.4 millones de abonados. Hay cada vez más competidores y el combo de estos aspectos da como resultado una velocidad de acceso en alza: a la fecha, el 72 por ciento de los abonados en Brasil navega a más de 34 Mbps.