Brasil | Sugieren sandbox en Política Nacional de Ciudades Inteligentes

En una audiencia pública sobre ciudades inteligentes, los expertos sugirieron la toma de decisiones basada en datos.

241

Ler em português

Las ciudades deben probar las tecnologías en escalas más pequeñas antes de implementarlas en todo el municipio, permitiendo que la población valide la herramienta que se instalará. Esta fue una de las ideas que presentaron los especialistas en una audiencia pública en la Cámara de Diputados celebrada este miércoles sobre la Política Nacional de Ciudades Inteligentes (PNCI).

El texto define los principios y objetivos generales que deben seguir los municipios y prevé el apoyo federal para la implementación de las medidas. La propuesta de Proyecto de Ley 976/2021 espera el dictamen de la Comisión de Desarrollo Urbano.

Tiago Chagas Faierstein, gerente de Nuevos Negocios de la Agencia Brasileña de Desarrollo Industrial (ABDI), defendió la creación de sandboxes en las ciudades para probar tecnologías antes de aplicarlas a mayor escala. “Las tecnologías, por buenas que sean, deben adaptarse a la realidad de ese municipio”, dijo.

Chagas se basó en una recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2017. “La OCDE dice que las ciudades se están convirtiendo en importantes centros de generación de datos. Entonces, si tengo múltiples rangos de sensores que están generando datos a partir de tecnologías, ¿por qué no tomar decisiones basadas en ellos?”, comentó.

El principal objetivo del sandbox para ciudades inteligentes es reducir las asimetrías de conocimiento entre las autoridades públicas y la población y el ecosistema de empresas que suministran las tecnologías a las ciudades. El diferencial es dar libertad a las empresas para probar innovaciones y validarlas con la población.

Robert Janssen, vicepresidente de Relaciones Internacionales de la Asociación Brasileña de Empresas de Tecnología de la Información (Assespro), reforzó la idea mencionada por Faierstein. “Aquellos que no se guíen por los datos, eventualmente se desvincularán de la realidad y cada vez más lejos de tener una práctica asertiva”, dijo.

La política de datos abiertos también fue mencionada por el representante de Assespro: “Debe observarse como el mínimo para cualquier ciudad que realmente quiera ser inteligente, porque sólo podrá [ser inteligente] si se basa en datos”.

Movilidad

La coordinadora del Comité de Políticas Públicas, Luísa Feyo Guimarães, abordó el tema de la movilidad urbana en particular. Destacó que, en las ciudades inteligentes, el sistema se basa en ganar-ganar-ganar, “donde empresas, gobiernos y personas se benefician de estas innovaciones, nuevos servicios e instalaciones”.

Para ello, es necesario fomentar la innovación, que aumente el número de startups y genere más datos, permitiendo a la población tomar decisiones de forma más calificada.