🎤#Entrevista | “Brasil tiene vocación para la tecnología”: Brasscom

En entrevista con DPL News, el presidente de Brasscom mostró el potencial de Brasil y señaló los principales desafíos para el desarrollo de tecnologías en el país.

559

Ler em português

Brasil tiene vocación para la tecnología, pero aún posee serios cuellos de botella para su desarrollo, como el modelo tributario brasileño, sostuvo Sergio Paulo Gallindo, presidente de Brasscom (Asociación de Empresas de Tecnologías de la Información y la Comunicación y Tecnologías Digitales).

La asociación agrupa a empresas intensivas en tecnologías digitales y trabaja por un Brasil digital, conectado e innovador. En entrevista con DPL News, Gallindo explicó que Brasscom tiene un plan estratégico para este año con tres pilares: Tributación, empleo y competitividad; Entrenamiento de talentos; y Vida y ciudadanía digital.

Estos temas se abordan en el grupo con estudios, propuestas y defensa de políticas públicas. “En 2019 realizamos un estudio sobre educación y empleabilidad en TIC –a la fecha, es el número más citado en Brasil– y ahora estamos trabajando, por ejemplo, en el desarrollo de marcos curriculares conceptuales sobre tecnología”, comentó.

En la conversación, Gallindo habló sobre el potencial de Brasil en el área tecnológica y mencionó los principales obstáculos para el desarrollo del país: tributación, mano de obra calificada y regulación. “Todo esto es un desafío. Pero lo bueno de enfrentar los desafíos es que serán la salida para que podamos confirmar y expandir esta vocación de Brasil”.

Las tasas de crecimiento nominal de las TIC y las TI in house fueron mucho más altas que las tasas de inversión de la propia economía brasileña

DPL News: ¿Cuál es la posición de la industria brasileña de las TIC en relación con el resto del mundo?

Gallindo: El año pasado, Brasil tuvo un ingreso bruto total para todo el macro-sector* de 506 mil millones de reales (91 mil 660 millones de dólares), lo que corresponde al 6.8 por ciento del PIB. Además, el año pasado tuvimos un stock de empleos de 1.62 millones, y ese monto incorporó 59 mil nuevos puestos de trabajo. Las tasas de crecimiento nominal de TIC y TI in house fueron mucho más altas que las tasas de inversión de la propia economía brasileña.

A nivel internacional, Brasil es la novena economía tecnológica del mundo. Entonces, desde el punto de vista del ranking, lo estamos haciendo bien, pero aún queda mucho por crecer. Nuestro potencial es ser aún más protagonista en tecnología, de ahí la necesidad de seguir invirtiendo en tecnología y personal calificado.

*Para el macro-sector, Brasscom incluye los sectores de TIC, software, hardware y servicios; Telecom; y TI in house, que es una estimación de la producción de tecnología en empresas que no monetizan con tecnología, como los grandes bancos y sus áreas de TI.

A nivel internacional, Brasil es la novena economía tecnológica del mundo

DPL News: ¿Y cuáles son los desafíos en el área de las TIC en Brasil?

Gallindo: Creo que el principal desafío para el sector tecnológico es el sistema tributario brasileño, que es muy perverso en relación con toda la producción empresarial. En el caso de los servicios, por ejemplo, está el tema de las cotizaciones a la seguridad social que resulta muy ofensivo.

Para el hardware, el ICMS (Impuesto sobre Operaciones relacionadas con la Circulación de Mercancías y sobre Prestación de Servicios de Comunicaciones y Transporte Interestatal e Intermunicipal) de productos manufacturados es grave. En el software, existen problemas de regalías. Y las telecomunicaciones es la situación más desesperante porque, además de estar en una cadena de ICMS, que es la cadena más costosa, el servicio no da crédito al cliente (herramienta que evita la acumulación de impuestos y reduce el impacto en el valor del producto).

La posición de Brasscom es que necesitamos una reforma fiscal verdaderamente estructurante

La posición de Brasscom es que necesitamos una reforma fiscal verdaderamente estructurante. Por eso apoyamos la unificación de todos los impuestos, la eliminación del tipo de impuesto CIDE (Contribución de Intervención en el Dominio Económico), porque grava los insumos de producción, y, finalmente, defendemos la exención de la nómina para todos los sectores de la economía. Para que esto sea factible, se utiliza el IBS (Impuesto sobre Bienes y Servicios) o se debe movilizar otra base imponible para financiar la pensión. Esa es nuestra visión: una fiscalidad inteligente dirigida a la competitividad.

DPL News: ¿Qué pasa con la escasez de chips? ¿Cómo está afectando a Brasil?

Gallindo: Brasil tiene una industria que es importante, el 45 por ciento del sector está en la producción de hardware, pero no es tan fuerte como podría ser. Básicamente fabricamos teléfonos celulares y computadoras de bajo valor agregado. Entonces, ¿la escasez de chips afecta a Brasil? Sí. Pero no sé si afecta de manera diferente al promedio mundial, debido a que Brasil tiene una manufactura con muy bajo valor agregado.

Y es importante tener esta industria, pero no tenemos cadenas de producción dentro de la parte de hardware, ni estamos involucrados en cadenas de producción internacionales.

DPL News: Desarrollar talento también es un desafío, según datos de Brasscom. ¿Qué le falta a Brasil para superar este problema?

Gallindo: En el estudio de 2019, calculamos la demanda de profesionales: son 420 mil profesionales en el periodo 2019 a 2024. Es decir, en promedio, 70 mil por año. Pero Brasil sólo forma 45 mil.

El primer punto importante que incide en esto es el bajo interés de los jóvenes por estas carreras. Hay 2.1 candidatos por vacante en educación superior y tecnólogo. Mientras que en Ingeniería son 3.3; Derecho 3.5; y Medicina 40.

El segundo problema es que, en el proceso de admisión, sólo el 32 por ciento de los estudiantes que postulan aprueban. Aquí tenemos otra posibilidad, que es la debilidad de la enseñanza media (secundaria y preparatoria). La educación está fallando en capacitar consistentemente a niños y niñas en las bases de la tecnología, que son fundamentalmente algunas partes de las matemáticas, mucha lógica y también la capacidad de leer y comprender el contenido.

La deserción a lo largo de la carrera es del 69 por ciento. Es decir, terminamos con el 10 por ciento del potencial enseñado. Nuestra hipótesis es que los cursos más modernos, como Ingeniería de Software e Informática, son más atractivos para los jóvenes porque están enseñando lo que las empresas necesitan, para que puedan ver un futuro. Y otros cursos, como Redes e Internet, pueden tener sus planes de estudio obsoletos.

El tercer hallazgo proviene del análisis de abandono. Los estudiantes matriculados en redes de educación privada y que cuentan con apoyo económico tienen un nivel de deserción mucho menor que los que están en la red privada y no cuentan con apoyo. La red pública tiene una evasión sorprendentemente alta, en nuestra opinión.

De ahí la hipótesis de que estamos ante una insuficiencia socioeconómica. El niño o niña ingresa a la educación superior bajo la presión de la familia, especialmente aquellos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad, y optan por “hacer la carrera” (trabajar) y pierden la oportunidad. No sólo el individuo pierde la oportunidad, el país también pierde la oportunidad.

Cuando miramos las funciones técnicas, el 76 por ciento de los puestos estaban ocupados por hombres

Otro punto importante es la capacidad emocional. Nuestras empresas suelen decir que contratan profesionales por su competencia técnica y los despiden por falta de habilidades socioemocionales. Este también es un gran obstáculo en el que trabajar.

Y finalmente, está el problema socio-racial. En 2019, teníamos un 37 por ciento de hombres blancos, un 22 por ciento de mujeres blancas, un 19 por ciento de hombres negros y un 11 por ciento de mujeres negras. Cuando miramos las funciones técnicas, el 76 por ciento de los puestos estaban ocupados por hombres. Y es muy posible que la proporción de hombres negros sea mucho menor.

De alguna manera, durante la educación media, un contingente significativo se desencanta y llega a la conclusión infundada de que la tecnología no es para ellos. Las niñas blancas y los niños negros están desencantados. Las chicas negras probablemente ni siquiera piensan en eso. ¿Y por qué pasa esto? Es una característica construida por una jornada de bullying y cuanto más vulnerable sea el estudiante, menos pensará en la tecnología.

DPL News: ¿Existe algún punto óptimo para la regulación tecnológica?

Gallindo: Hay dos formas de regular: ex ante y ex post. Debes aplicar una regulación ex ante cuando se trata de grandes infraestructuras, que son críticas para el país y para las que no tienes otras salidas. El gran ejemplo son las telecomunicaciones. El área celular tiene una facilidad esencial que no se puede descuidar: el espectro de radiofrecuencia, porque es un activo finito.

Estamos en la puerta de la subasta para la concesión de espectro para 5G y esto debe hacerse exactamente así: con una distribución equitativa, asegurando que las empresas hagan un buen uso de este recurso. Esta es la técnica ex ante.

Ahora, en el mundo, ¿qué más se está haciendo en materia de regulación tecnológica? Nada, porque lo que impulsa la tecnología es la innovación. Y es la innovación la que, con el tiempo, toma lo que ya no tiene sentido y pone lo que tiene sentido en su lugar. ¿Dónde está el teléfono celular de Nokia? Terminó en el museo. ¿Qué pasa con Windows en dispositivos móviles? No funcionó, Google y Apple hicieron el mejor trabajo. ¿Por qué necesita regular estas cosas? No necesita.

DPL News: Finalmente, me gustaría abordar el 5G. ¿Se espera de las empresas TIC que la tecnología ayude más en los procesos internos o en el desarrollo de nuevas aplicaciones?

Gallindo: Cada vez que tenemos una nueva tecnología de telecomunicaciones, tenemos oportunidades de desarrollo cruzado, porque cuando Internet mejora, se desbloquean muchas aplicaciones creadas por empresas de software y servicios.

Por ejemplo, todavía estamos en una pandemia, y ¿qué estamos haciendo aquí? Una reunión en Zoom. Si la pandemia hubiera sucedido hace cinco años, nos habríamos encontrado en una situación muy delicada, porque en ese momento Internet no podía manejar la sofisticación, el tráfico, el enrutamiento y hasta la resolución de lo que tenemos hoy con Zoom, con Teams, entre otros.

Cada vez que tengo una nueva tecnología entrando en Internet, esa tecnología permite la continuación de la innovación. Y ese es un ciclo virtuoso. Brasscom proyecta 413 mil millones de reales (74 mil 813 millones de dólares) en inversiones en tecnologías de transformación digital y otros 431 mil millones de reales en tecnología de movilidad y conectividad, de 2021 a 2024. Y mira la buena noticia: el 70 por ciento de las tecnologías de transformación digital se aplican en servicios de software, lo que significa que necesita mucha gente.