La decisión de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil de permitir el uso de redes de satélite para las metas de cobertura rural asociadas a la subasta de 4G en la banda de 2.5 GHz, que deberían ser atendidas con la banda de 450 MHz, podría provocar un desequilibrio en el mercado de banda ancha que afectará tanto a las propias empresas involucradas como a los demás participantes en el mercado de banda ancha, señaló el medio local Teletime de acuerdo con entrevistados.

Debido a que en la autorización del uso de satélite Anatel impuso un arancel de precios para el servicio de banda ancha, definiendo un plan mínimo de 47 reales en todos los municipios, en un radio de 30 km de la sede.

Las condiciones de franquicia y velocidad de este plan básico varían en función de la empresa que tendría la responsabilidad de cobertura en esa localidad.

En los casos de atención a municipios bajo responsabilidad de Oi, la franquicia es de 51 GB y la velocidad mínima es de 12.61 Mbps. En el caso de Vivo, 38 GB de franquicia y 6.4 Mbps de velocidad. Para Claro la franquicia es de 31 GB y la velocidad mínima es de 3.62 Mbps. En la cobertura de los municipios atendidos por TIM, la velocidad mínima es de 9.76 Mbps y la franquicia es de 45 GB.

La medida se aplica en 45 días desde la publicación de la sentencia.

Recomendado: Operadores móviles brasileños critican decisión de la Anatel de recuperación del espectro de 450 MHz

Principales conflictos

La primera preocupación de los operadores es entender el racional de estos números, que supuestamente reflejan la actualización de los valores que se establecieron para el plano básico rural en 2012 usando los 450 MHz más el beneficio que las empresas habrían tenido por no invertir en la red de 450 MHz.

Sin embargo, los valores están por debajo de los practicados por el mercado de banda ancha por satélite en la actualidad.

Además, decisiones anteriores de Anatel establecen que esta oferta tendrá que estar disponible no sólo en el área rural, sino en las sedes de los municipios, con gran impacto en la dinámica competitiva del mercado de banda ancha.

Los operadores tienen, según decisión del consejo de Anatel, la opción de mantener la prestación del servicio por algún otro medio terrestre, en las condiciones del edicto (que preveía velocidad de 1 Mbps y franquicia de 512 MB).

Para Claro, Vivo y TIM, que tienen la banda de 700 MHz, esa es una posibilidad más concreta, aunque las inversiones necesarias para cubrir 100 por ciento de los municipios en un radio de 30 km sean elevados.

Pero para Oi, que no tiene cuenta con la banda de 700 MHz, el desafío es mayor. Si tiene que usar satélite, tendrá que contratar capacidad de terceros y practicar condiciones de valores y franquicias muy por debajo de lo que el mercado practica hoy.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here