Brasil: venta de Fox Sports evita concentración de canales deportivos en la TV de paga

980

La venta del canal de Fox Sports en Brasil, determinada por el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), va a impedir el aumento de poder del Grupo Globo en las negociaciones con pequeños operadores de TV de paga, según la evaluación del abogado Ademir Antonio Pereira, responsable de NeoTV, que reúne a pequeños operadores.

“Con la fusión Disney/Fox, sin la venta de Fox Sports, ESPN y Globo estarían en el mismo paraguas”, afirmó Pereira al portal Tele.síntesise, rechazando la tesis de las empresas norteamericanas de que, unidas, enfrentarían el Grupo Globo.

Según el abogado, la venta asegura mantener el nivel de competencia entre los canales deportivos en la TV de paga, evitando la concentración del segmento en SportTV, de GloboSat y, en el canal ESPN, de Walt Disney, que compró 21st Century Fox, propietario de Fox Sports.

NeoTV apuntó que sólo 18 de las 69 operadoras de NeoTV cuentan con canales de SporTV, mientras que 65 ofrecen canales de ESPN y 54 ofrecen canales de Fox debido a los altos costos de Grupo Globo.

Para el abogado, la compra de Fox por Disney forma un duopolio de canales deportivos en Brasil. En 2012, la entrada de Fox para disputar los canales deportivos benefició al sector, pues creó una competencia, principalmente por derechos de exclusividad de campeonatos como Libertadores de América y Copa del Mundo.

El consejero del Cade, Paulo Burnier, proyectó que, sin la venta de Fox Sports a otra empresa, el mercado de canales deportivos en la TV de paga quedaría concentrado en sólo dos empresas, que tendrían 95 por ciento del mercado.

Burnier argumentó que la decisión crea condiciones para un nuevo competidor mundial en el mercado de canales deportivos. Según el consejero, eso es importante porque abre la “posibilidad de un comprador común, con musculatura global, capaz de competir con más fuerza con Disney y con Globo”.

En la venta de Fox Sports, sólo Globosat no puede adquirir estos activos, por determinación del Cade, en función del alto poder de mercado que tiene. La venta tendrá que ser hecha en el modelo “portera cerrada”, con estructura, funcionarios y derechos de transmisiones.