Mientras 58 por ciento de los hombres en todo el mundo utiliza Internet, una proporción todavía menor de 48 por ciento de las mujeres está conectada, lo cual significa que existe una brecha digital de género de 17 puntos porcentuales. Este problema se ha agravado en el último año, especialmente en los países en desarrollo donde la población masculina tiene más probabilidad de acceder a la red.

De acuerdo con los datos anuales sobre desarrollo digital de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la brecha es mayor en los países menos desarrollados, con 13.9 por ciento de mujeres conectadas, frente a 24.4 por ciento en el caso de los hombres; así como en las naciones en vías de desarrollo, cuya relación es de 40.7 por ciento de la población femenina contra 52.8 por ciento de la masculina con acceso a Internet.

La desigualdad de género es una problemática que se reproduce en múltiples escenarios y esferas de la vida social: el ecosistema digital no es la excepción. A escala mundial, las mujeres tienen menos probabilidades de beneficiarse de los recursos de Internet, que podría ser un promotor de oportunidades en otras áreas donde también se ven desfavorecidas: la política, el trabajo o la salud.

Únicamente los países de América del Norte y América Latina casi han logrado la paridad de género en el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación, subraya el informe de la UIT. En el continente americano, 77.6 por ciento de los hombres tiene acceso a Internet frente a un 76.8 por ciento de las mujeres.

En las Américas, algunas de las naciones que han alcanzado cerrar la brecha digital de género al menos en términos estadísticos son Estados Unidos, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Colombia. Otros como México, Canadá, Perú, Bolivia y Chile aún tienen una cantidad mayor de hombres conectados.

Además, la desigualdad entre hombres y mujeres se refleja en que ellas tienen menos posibilidad de poseer un teléfono móvil en 58 países del mundo. En esos lugares, la tasa de propiedad alcanza una brecha de 10 hasta 20 por ciento entre la población masculina y femenina.

La UIT señala que aumentar la cantidad de mujeres que tienen un teléfono podría contribuir a reducir la brecha de género en el uso y apropiación de Internet, puesto que en la actualidad este dispositivo es el más utilizado para conectarse a la banda ancha.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here