Para financiar la extensión de su red de fibra y llegar a 15 millones de hogares en 2025, BT podría reducir sus dividendos, minimizar gastos de capital e, incluso, pedir más préstamos, de acuerdo con un informe del Financial Times.

El costo de ampliar su fibra hasta el hogar, a través de su unidad Openreach, asciende a un promedio de 400 a 600 millones de libras esterlinas adicionales al año.

Sin embargo, el proveedor se ve apresurado luego de fuertes críticas contra su lento despliegue, pues sólo tiene cobertura para 7 por ciento de los habitantes del Reino Unido.

La medida para lograr el objetivo implica reducir costos de mil 500 millones de libras esterlinas, lo que provocaría eliminar 13 mil empleos durante los próximos tres años, así como cerrar cientos de oficinas y vender su sede en Londres.

Durante una junta general, el Director Ejecutivo de la compañía, Philip Jansen, anunció a los accionistas sus planes. Dijo que no están considerados recortes en los rendimientos de acciones en este año fiscal pero sí en el próximo uno o dos, indica el diario.

Los despidos y las medidas de austeridad han estado en el aire desde que, el año pasado, el antiguo CEO, Gavin Patterson, reveló su plan de disminución de gastos; luego los rumores se intensificaron cuando el actual dirigente tomó el cargo.

En 2018, BT aumentó su meta de llevar fibra completa de 3 a 4 millones de locales para 2021. También se comprometió a implementar fibra hasta el hogar en 15 millones de hogares para 2025.

5 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here