Cada vez más empresas apuestan por la comunicación móvil, pero sus esfuerzos de seguridad están estancados: Verizon

700

Seúl. De acuerdo al Índice de Seguridad Móvil de Verizon 2019, cada vez más organizaciones dan prioridad a la eficiencia sobre la seguridad móvil, lo que representa un mayor riesgo de pérdida de datos, tiempo de inactividad y daños a su reputación y las relaciones con los clientes.

Casi la mitad (48%) de los encuestados señalaron que su organización había sacrificado la seguridad móvil en el último año, en comparación con 32 por ciento del año pasado. Además, el índice encontró que quienes habían sacrificado la seguridad tenían casi el doble de probabilidades de sufrir un ataque cibernético: 46 por ciento frente a 24 por ciento. Y la mayoría (62%) de los afectados describió el evento como “probable”.

“Las empresas dependen cada vez más de las soluciones móviles para realizar sus operaciones comerciales, por lo que debe existir mayor atención para proteger estos dispositivos”, dijo TJ Fox, presidente de Negocios en Verizon.

“Las aplicaciones en estos dispositivos ahora administran soluciones blockchain, sistemas de punto de venta o aplicaciones para clientes. La falta de medidas de seguridad sólidas podría exponer los activos corporativos, y posiblemente los datos de los clientes, a actores maliciosos”, agregó.

De acuerdo con Verizon las instituciones gubernamentales están empezando a intervenir para asegurarse de que el sector privado tome mayores medidas de ciberseguridad, como es el caso del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea mediante la regulación.

La gran mayoría de las organizaciones son conscientes de que los dispositivos móviles suponen una amenaza. Cinco de seis (83%) dijeron que su negocio enfrenta al menos un riesgo moderado de amenazas de seguridad móvil. Casi un tercio (29%) dijo que el riesgo es significativo.

Mientras que cinco de seis (85%) dijeron que las organizaciones deben tomar la seguridad móvil más seriamente.

Por último, 81 por ciento admitió que usaba Wi-Fi público, incluso cuando muchos dijeron que hacerlo estaba prohibido por la política de la compañía para evitar ataques a los equipos.