Cerrar la brecha digital: ¿cuál extremo?

    0
    389

    La pandemia en América Latina nos ha dejado claro la importancia de cerrar la brecha digital para lograr no sólo la conectividad, sino también el acceso a la educación, salud y empleo.

    Ahora bien, la discusión parece centrarse en desplegar las redes fijas y móviles hacia lugares donde no han logrado cubrir, debido a los altos requerimientos de inversión. Sin embargo, la discusión se centra en el despliegue de la red, muchas veces olvidando que la brecha digital aún está presente en las ciudades capitales de nuestros países, porque la brecha digital va más allá del acceso a la red, es un tema de poder pagar el servicio, principalmente de adquirir los equipos terminales.

    Por eso la pregunta, ¿cuál extremo? Cuando hablamos de cerrar la brecha digital esa es la principal pregunta que debemos realizar. 

    A veces, me parece que los gobiernos, reguladores y diseñadores de política pública olvidan que para que una persona puede tener acceso al servicio de Internet, tanto fijo como móvil, lo primero que debe hacer al estar en una zona de cobertura es adquirir un equipo terminal. Se entiende por equipo terminal el que le permite conectarse a Internet, fundamentalmente porque poder realizar llamadas ha quedado en un segundo plano en esta nueva normalidad.

    Ahora bien, respecto de smartphones o equipos móviles, la penetración está creciendo en América Latina, aunque todavía existe un número de la población que no tiene acceso. La GSMA ha expuesto que en 2018 existían 427 millones de smartphones y se espera que crezcan en 2025 a 543 millones. Estos números son para el acceso a tecnología 4G; cuando se implemente la tecnología 5G habrá que considerar que las personas deberán comprar un smartphone nuevo.

    En el gráfico 1 vemos cómo la cantidad de smartphones no superará para 2025 el 88 por ciento de personas que tengan acceso a estos equipos en Brasil. Aunque un smartphone 4G tiene un precio promedio de 100 dólares o menos, aún sigue siendo bastante costoso para la mayoría de las personas en nuestra región, donde el salario mínimo en 2020 varía, desde los 3 dólares en Venezuela hasta los 520 dólares en Costa Rica.

    Si tomamos en cuenta los países incluidos en el gráfico 1 para el año 2020, Argentina tiene un salario mínimo de 253 dólares, Brasil 299 dólares, México 199 dólares, Colombia 173 dólares, Perú 278 y Costa Rica 520 dólares.

    Obviamente, esto nos deja claro las limitaciones para el acceso a un smartphone 4G, especialmente para las personas que viven en zonas rurales donde quizá el salario mínimo es aún menor donde existe el interés de cerrar la brecha digital.

    Ahora bien, para que en un hogar exista el acceso a Internet en este escenario de la pandemia y el confinamiento, deben de existir más de un smartphones 4G para acceder a través de la red móvil. Si consideramos que en promedio en América Latina existen 4 ó 5 personas por hogar, e incluso parte de este número son niños, resulta que bajo este escenario ellos también requieren tener acceso a Internet y a un equipo terminal para continuar con sus estudios.

    Estos números nos dejan claro cuál es la respuesta correcta a la pregunta inicial. Sin embargo, he comenzado explicando la situación del acceso a la red móvil a través de un smartphone. Porque es el equipo más económico y la red móvil tiene mayor cobertura que las redes fijas de acceso a Internet. Aunque obviamente, el equipo terminal adecuado para conectarse a Internet para la educación a distancia, teletrabajo o telemedicina es una computadora o portátil.

    Por lo que la siguiente pregunta es ¿quién tiene computadora e Internet en casa para seguir aprendiendo? Esa pregunta ya la respondió la Corporación Andina de Fomento (CAF) y en el enlace se encuentra la referencia. Para seguir profundizando, veamos la respuesta que nos ofreció la CAF en las imágenes a continuación.

    En el gráfico 2 la cantidad de hogares con computadora por tipo de ingreso en áreas urbanas y rurales deja en evidencia que, en los hogares de ingresos más bajos, Costa Rica y Brasil son los países donde existe mayor cantidad de hogares con computadoras en las áreas urbanas y rurales de los países que hemos estado haciendo referencia en este documento.

    Queda claro que Uruguay y Bolivia superan este número, pero he decido mantener el análisis en los países inicialmente presentados para tener datos completos de acceso a smartphones y computadoras.

    En el gráfico 3 vemos, según la CAF, en las ciudades principales de los países cuál es el número de hogares que tiene al menos una computadora y acceso a Internet al mismo tiempo. Haciendo énfasis en los hogares con menores ingresos, Sao Paulo y Buenos Aires son las que cuentan con mejores accesos a computadora e Internet. Sin embargo, ninguna de estas ciudades principales supera el 75% de los hogares de ingresos bajos con acceso a una computadora y a Internet.

    Esto quiere decir que cerrar la brecha digital no es solo un esfuerzo por cubrir las localidades de los servicios fijos y móviles para acceder a Internet. También existe una necesidad de aumentar el número de hogares con más de una computadora y con acceso a Internet. ¿Por qué más de una computadora? Debido a que existen 4 ó 5 personas por hogar. En especial, los niños requieren de un computador y acceso a Internet para mantenerse conectados a sus clases. En muchas instituciones educativas incluso exigen que el niño esté conectado a su computadora en el horario habitual que tenía en clases presenciales.

    En el gráfico 4 vemos los costos de un computador con los distintos perfiles de uso y precio. En este caso nos concentramos en Argentina, Colombia, México y Perú. Fíjense que para un trabajador la computadora corresponde a los precio de una portátil o laptop de 8GB RAM, 1TB de disco duro y pantalla a partir de 15”. Mientras que para un perfil escolar corresponde a una laptop de 4GB RAM, 1TB de disco duro y pantalla a partir de 15”.

    Sin embargo, si vemos en promedio el precio de un computador según el perfil y el país, se encuentra entre 886 dólares y 1,151 dólares. Si contamos que en un hogar conviven 4 ó 5 personas, de las cuales requieren al menos un computador del perfil trabajador y un computador con el perfil escolar, estamos considerando que la familia debe invertir en comprar dos computadores por un monto entre 1,085 y 1,854 dólares.

    En conclusión, cerrar la brecha digital requiere de un esfuerzo importante no sólo en el despliegue de redes, también en el acceso a los equipos terminales. Los precios de los smartphones y computadores deben ser tomados en cuenta por los diseñadores de política pública. 

    Disminuir la brecha de acceso a este tipo de equipos es fundamental para poder cerrar la brecha digital. Especialmente, para aprovechar las ventajas de la tecnología y para apuntar a una incorporación de la población a la economía digital, no sólo como consumidores sino también como generadores de productos y servicios digitales.

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here