Cerrar la brecha digital y avanzar hacia 5G, retos para Ecuador

El gobierno ha obtenido una buena respuesta de la industria para alcanzar los objetivos de conectividad, como la inversión de Claro por 500 mdd: Andrés Michelena.

808

Sólo 46 por ciento de la población ecuatoriana tiene acceso a Internet y 48 por ciento puede disponer de la red 4G, una brecha digital que el gobierno tiene el objetivo de cerrar al garantizar la competencia a la inversión privada y gestionar la política para que la tecnología sea más asequible, explicó el Ministro de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, Andrés Michelena.

Durante una entrevista con un medio local, Michelena destacó que se ha tenido una buena respuesta por parte de la industria al proyecto Ecuador Digital, con miras a alcanzar una conectividad de 98 por ciento con 4G en 2021 y reducir los precios de los servicios de telecomunicaciones.

Muestra de ello es la recién anunciada inversión de América Móvil, que opera en el país con su filial Claro, por 500 millones de dólares. La compañía de origen mexicano planea actualizar y ampliar su infraestructura en telefonía y fibra óptica, así como realizar pruebas con 5G en las ciudades de Quito y Guayaquil.

En julio, el Ministerio suscribió una nueva política para la asignación de espectro para preparar el terreno hacia la implementación de la red de quinta generación. A final del año, se licitarán las bandas de 700 MHz y 2.5 GHz, en las cuales Claro se manifestó interesado, y en 2020 se adjudicará la de 3.5 GHz para 5G.

Otras compañías también invierten en mejorar la conectividad del país a través de cables submarinos y tecnología satelital, puntualizó el ministro. Por ejemplo, América Móvil y Telefónica, con su unidad de infraestructura Telxius, están trabajando en un cable submarino para conectar la costa del Pacífico del cono sur, pasando por diferentes zonas de Guatemala, Chile, Ecuador y Perú.

Asimismo, la empresa Hughes Network ofrece en el país una solución de Internet satelital capaz de llegar a lugares de difícil acceso para otros operadores. Incluso podría alcanzar una cobertura de 90 por ciento de la población con Hughes 63 West.

La estrategia del gobierno ecuatoriano es reinvertir el dinero recaudado en los procesos de licitación en el mismo sector de telecomunicaciones, a fin de disminuir hasta 40 por ciento los precios de los servicios y mejorar su calidad, dado que “la tecnología es la única herramienta que permite a los gobiernos avanzar de manera acelerada”, resaltó Michelena.

También se impulsa bajar los aranceles que se tienen que pagar por dispositivos como laptops, teléfonos inteligentes y tabletas, para volverlos productos más asequibles y no verlos como objetos de lujo. Por recaudación de impuestos, se reciben alrededor de 733 millones de dólares con estos dispositivos y hay brecha tributaria de contrabando de 128 mdd, por lo que es necesario modificar esa política, dijo el funcionario.