#CES2022 | EE. UU. debe desarrollar talento y certidumbre para impulsar innovación

126

En medio de un conflicto geopolítico complejo y una carrera intensa por el liderazgo tecnológico, directivos coincidieron en la importancia de que el gobierno de Estados Unidos promueva la formación del talento y proyectos a largo plazo que fomenten la innovación en tecnologías emergentes, que permitan al país mantener el liderazgo tecnológico.

La administración de Donald Trump inició una guerra comercial con China, a la que acusaba de realizar prácticas anticompetitivas, lo que ha derivado en un conflicto geopolítico por el liderazgo tecnológico mundial, en especial, después de que Estados Unidos impusiera restricciones comerciales severas sobre algunas compañías chinas.

Bill Rockwood, director legislativo adjunto de la oficina del representante Darren Soto, advirtió que la amenaza al liderazgo tecnológico de Estados Unidos no proviene únicamente de China, ya que otras regiones emergentes como África o Sudamérica también están realizando avances importantes en la integración de las criptomonedas y Blockchain.

En ese sentido, consideró que sería importante aprender de la lección china, país que desde los años 80 estableció un ambicioso plan de desarrollo tecnológico, el cual le ha permitido atraer inversiones de manufactura avanzada y desarrollar su propia industria.

“Estas fueron decisiones con miras al futuro”, agregó, al señalar que el gobierno de Estados Unidos debe plantearse la necesidad de establecer planes que trasciendan los cambios políticos, impulsen el desarrollo de talento, y eliminen la ambigüedad regulatoria para la innovación de tecnologías como Inteligencia Artificial, Crypto, computación cuántica, entre otras de gran importancia.

Recomendamos: #CES2022 | CTA pide a gobiernos detener castigos a empresas estadounidenses

Gary Yacoubian, presidente y CEO de SVS, compañía dedicada a la fabricación de equipo de audio, criticó la imposición de las tarifas que la administración Trump utilizó en contra de las importaciones chinas, ya que crean un ambiente “anti-innovación” y de alta “volatilidad”.

Explicó que mucha de la innovación en el país sucede a través de las pequeñas empresas, y son estas quienes tuvieron que hacer frente a un mayor costo de manufactura y materiales. Lejos de beneficiar a Estados Unidos como lo afirmó Trump, las tarifas crearon empleos en países como Vietnam, Tailandia o Singapur.

Yacoubian relató su experiencia como ejemplo de la importancia que tiene el acceder a la manufactura china para pequeñas empresas, sin que eso reste competitividad a Estados Unidos. “Mi compañía hace 10 años era muy pequeña e ineficiente. Se movió la manufactura hacia China para ser más competitivos globalmente, pero desarrollamos nuestras fortalezas en Estados Unidos, como desarrollo de productos, marketing o desarrollo web”, agregó.

En ese sentido, defendió la importancia de los mercados abiertos y de contar con una “autopista” libre para el desarrollo de las pequeñas empresas y la innovación a nivel nacional.

Deena Ghazarian, fundadora y CEO de Austere, compañía fabricante de cables de audio, video y de alimentación de corriente, coincidió sobre los retos que impusieron las tarifas de la administración Trump, que en su caso particular le incrementaron los costos de operación en hasta 25 por ciento, y redujo sus recursos para innovar o desarrollar nuevos productos.

Derivado de su experiencia a partir de la guerra comercial y las disrupciones causadas por la pandemia, la directiva destacó la importancia para las pequeñas empresas de armar una cadena de suministro proactiva que les permita adelantarse a la regulación o conflictos políticos, además de buscar el talento humano “donde sea que esté en el mundo”, factor que el gobierno también debe facilitar.

Al respecto, Robert Hoffman, director de Asuntos de Gobierno de Broadcom, coincidió también en la urgencia para Estados Unidos de contar con una reforma migratoria que permita la adopción de talento humano para incrementar la competitividad del país, porque al final, “la tecnología se trata realmente sobre personas inteligentes”.

Los panelistas indicaron también la importancia del papel del gobierno en el desarrollo de tecnología, no sólo como facilitador de recursos financieros para la investigación básica, sino también como un cliente de las mismas y que podría impulsar múltiples casos de uso a través de sus propias operaciones.