#CES2022 | Equilibrio entre seguridad e innovación, el objetivo a lograr en privacidad

210

Los datos que generamos a través de las redes y los servicios que utilizamos todos los días se han convertido en un recurso valioso para las empresas, las cuales los utilizan para mejorar sus ventas y el desarrollo de productos y servicios. Sin embargo, también existen grandes riesgos a la privacidad de los usuarios que podrían generar nuevos problemas de desigualdad o un Estado de vigilancia, en el peor de los escenarios.

Durante el panel “Privacidad 3.0: ¿Qué se necesita en una era digital en evolución?”, realizado en el CES 2022, los participantes indicaron que al mismo tiempo que se deben fortalecer las instituciones y las leyes para proteger la información de los ciudadanos, también se debe lograr un equilibrio con el mercado y las empresas que permita el uso de esos datos en la innovación y la entrega de mejores servicios.

Maureen Ohlhausen, excomisionada de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, recordó que la Ley de Informes de Crédito Justos –emitida en los años 70– buscaba precisamente un balance entre la privacidad de los consumidores y el reconocer la importancia de la información, para lograr un mercado competitivo e innovador.

“Hay usos de los datos que benefician a la sociedad en general, aunque algunas veces algún individuo o consumidor pudiera sentirse incómodo”, indicó. En ese sentido, destacó la importancia de lograr ese balance, entre permitir la innovación en el mercado, pero proteger los derechos que los usuarios tengan sobre sus datos personales y acciones para mitigar los posibles riesgos y daños del uso de esta información.

En ese sentido, Carlos Nunez, director médico en ResMed, indicó que el sector médico tiene un enorme reto para generar valor a través de la gran cantidad de datos de los pacientes en la industria, mientras se mantiene su privacidad.

“Silicon Valley genera mucha riqueza a través de los datos a los que tiene acceso, aunque en el caso del sector de la salud, es rica en datos pero pobre en información, porque no la explotamos en beneficio de los pacientes como otras industrias”, agregó. Consideró también que se deben reconocer diferencias entre usos e industrias, ya que mientras un usuario preferiría mantener su privacidad en redes sociales, también buscaría que los datos de un dispositivo médico puedan llegar sin contratiempos a su doctor.

En el caso de ResMed, Nunez afirmó que la compañía posee el mayor número de dispositivos médicos conectados en el mundo, cuya información es protegida a través de una robusta infraestructura de ciberseguridad para proteger la privacidad de los usuarios, pero poder utilizarlos para mejorar la funcionalidad de los respiradores y conocer el estado de los pacientes.

Advirtió que una ley adecuada podría lograr la confianza de los usuarios en el sistema, y así permitir el desarrollo de “asombrosos” sistemas de Inteligencia Artificial (IA) de una manera transparente y proactiva respecto al cómo se mantiene la privacidad.

Asad Ramzanali, director legislativo de la oficina de la legisladora Anna Eshoo, consideró que, si bien la FTC ha hecho un buen trabajo en vigilar la privacidad de los usuarios, se debe reconocer que es una actividad especializada que debería recaer en una nueva agencia con los recursos y facultades que se requieren. Indicó también que se deben revisar los procesos y acuerdos de privacidad que las compañías ofrecen para que sean más legibles para los usuarios.

Los panelistas advirtieron también sobre retos en el futuro: como a qué tipos y cantidad de datos podrían acceder las empresas para ofrecer nuevos servicios que podrían considerarse inocuos, como la publicidad dirigida, pero que al mismo tiempo representarían un gran riesgo si llegan a ser demasiado invasivos.

Finalmente, Ohlhausen urgió al Congreso para lograr una nueva ley federal de privacidad, que “dé a los consumidores más derechos y recursos” para proteger sus datos, y “la FTC más recursos para ejercerla, porque actualmente tiene un presupuesto pequeño y no todo está en privacidad”.

“Hemos llegado al punto en que hay un acuerdo de que estas herramientas (con las que cuenta la FTC) puedan llegar a sus límites y el Congreso tendría que revisar si la Comisión requiere de nuevas herramientas, como usar los datos y proteger mejor a los usuarios”, agregó.