César Alierta vs. José María Alvarez-Pallete: resultados de Telefónica en América Latina

1181

César Alierta llegó a la presidencia de Telefónica en 2000, cuando la compañía aún era una empresa pública, aunque era consejero de la operadora desde 1997. Alierta dejó la presidencia el 8 de abril de 2016.

La presidencia de Telefónica fue ocupada por José María Alvarez-Pallete, a quien la empresa venía preparando para asumir el cargo de Alierta con varios años de anticipación. Desde 2016 a la fecha han pasado sólo 3 años y unos meses, y aunque muchos pudieran considerar que es muy pronto para evaluar su gestión, las recientes decisiones del grupo y, en especial, su situación financiera, nos hace preparar esta primera comparación.

La reciente decisión más importante que ha tomado Telefónica en el caso Latinoamericano ha sido la salida de Centroamérica. Durante 2019 se anunció la venta de sus operaciones en varios países, llegando acuerdos con America Móvil y Millicom; sólo hace falta la aprobación por parte de los reguladores de telecomunicaciones y de competencia de algunos mercados.

Sus operaciones en esos países, junto con México y Venezuela, forman parte de la región denominada en sus informes de gestión como Hispanoamérica 1, y aunque Venezuela ya ni si quiera forma parte de la presentación de los resultados financieros debido a la situación particular de ese país, sólo se ha quedado con la operación en México, con la cual tampoco ha conseguido resultados favorables como en otras operaciones en Brasil o Colombia.

Por esta razón, y sólo a título informativo, se presenta esta comparación entre los resultados financieros de Telefónica del año 2015, los cuales fueron presentados por Alvarez-Pallete, pero son el resultado de la gestión de Alierta, ya que fue en abril de 2016 que dejó la presidencia. Respecto a los resultados financieros del grupo durante durante 2018, veremos algunos resultados del primer trimestre de 2019. Aunque nos gustaría centrar la atención en la comparación año a año, a fin de tener un panorama completo.

Las claves de la gestión de César Alierta al frente de la compañía fueron la consolidación internacional, la diversificación y la digitalización. Justo tres años después de asumir Alvarez-Pallete, causa mucha impresión que la compañía haya tomado la decisión de reducir su participación en este mercado, presentado muchas veces como que generaba ingresos para el grupo que eran equivalente a sus operaciones en Europa.

Algunas cifras

Aparte de lo mencionado anteriormente, la reducción de los países donde participa el grupo, vamos a centrarnos en los resultados financieros para poder entender la situación real y hacia dónde se dirige el grupo, en especial, luego de la reciente llegada de 5G al mercado y lo invertido por Telefónica en la adquisición de espectro 5G en Alemania.

El principal valor a comparar son los resultados obtenidos en ingresos. Durante 2018 Telefónica reportó ingresos por 48 mil 693 millones de euros, de los cuales 43 por ciento corresponden a Latinoamérica. Mientras que en 2015 el grupo obtuvo ingresos por 47 mil 219 millones de euros, lo cual representa un incremento de 3.12 por ciento en tres años.

Respecto a los accesos, Telefónica reportó durante 2018 un total de 356.2 millones mientras para 2015 contaba con 322 millones, lo cual implica un crecimiento de 10.6 por ciento en tres años.

En cuanto a la cantidad de países cubiertos por el grupo español, para el informe de 2018 ya contaba que había logrado acuerdos para vender las operaciones de cinco países de Centroamérica: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá, reduciendo así la cantidad de países cubiertos de 16 a 11, según los informes mencionados.

El OIBDA de 2018 cerró en 15 mil 571 millones de euros versus 11 mil 414 millones de euros de 2015, logrando obtener un incremento de 36.4 por ciento, lo cual representa un avance importante en sólo tres años de operación.

Lo mismo ocurrió en cuanto al beneficio neto al comparar los valores de 2018 respecto de 2015. Las cifras muestran un valor de 3 mil 331 millones de euros versus 2 mil 745 millones de euros. Nuevamente, obteniendo un valor mayor que alcanza un porcentaje de 21.34 por ciento superior para la gestión de Alvarez-Pallete.

Otro valor importante a considerar es la deuda financiera neta, la cual para 2018 reportó un valor de 41 mil 785 millones de euros respecto a los 49 mil 921 millones de euros de 2015. En este particular, Alvarez-Pallete en su carta dirigida a los accionistas aclara que para 2018, la deuda se logró reducir de modo sustancial en 12 mil millones de euros desde junio de 2016, tanto orgánicamente como a través de desinversiones de activos no estratégicos para la compañía.

Quizás la cifra de empleos directos generados por el grupo en 2018 es el único indicador que presenta un valor menor respecto de 2015, pasando de 129 mil 890 empleos directos a 120 mil 138 durante 2018. Esto corresponde a una disminución de 7.5 por ciento, el cual es bastante razonable respecto a otras industrias. Sin embargo, el grupo reporta más de 1.2 millones de empleos directos e indirectos adicionales al cierre de 2018.

En perspectiva

Definitivamente, las cifras de la comparación de los resultados financieros de Telefónica durante el cierre de 2018 y 2015 indican claramente que se ha avanzando en un saneamiento financiero, quizás focalizado en la reducción de la deuda de la compañía, donde ha logrado avances importantes.

Cabe destacar en esta evaluación de la gestión de Alvarez-Pallete versus los últimos resultados obtenidos por César Alierta la reducción de la deuda de la operación, la cual alcanza un valor importante por encima de los 12 mil millones de euros. Esta reducción es un  hito, en especial con la llegada de 5G, la cual va a requerir una fuerte inversión por parte de los operadores.

Aunque alguien pudiera decir que el crecimiento de los ingresos ha sido bastante modesto, se debe considerar la situación actual de la industria, en especial en América Latina donde, por ejemplo, el caso más crudo es la situación en Venezuela.

Sin embargo, al haber obtenido un crecimiento durante estos tres años, a pesar de la situación financiera de la región, indica que la empresa ha mantenido sus esfuerzos por ofrecer mejores servicios a sus clientes, además de mantener a buen ritmo el nivel de sus inversiones, obviamente distinto para cada país donde opera.

Por otra parte, Telefónica ha realizado importantes aportes dirigidos a reducir la brecha digital, en especial con el programa realizado con el Banco Interamericano de Desarrollo, Facebook y la Corporación Andina de Fomento (CAF), con el programa “Internet para todos” donde atiende ya a 600 mil personas en zonas remotas de Perú.

Conclusiones

Es cierto que en América Latina Telefónica ha reducido su participación; sin embargo, esto no quiere decir que ha dejado de creer en la región. Obviamente, los distintos inconvenientes que se han presentado con la situación económica la afectan, pero trata de saltear las dificultades y continua haciendo esfuerzos claves por impulsar la conectividad.

Sólo habrá que esperar cuál es el comportamiento de Telefónica de cara al despliegue de 5G en la región, ya que algunos de sus voceros han indicado que Latinoamérica no requiere aún el despliegue de esta tecnología y siguen mirando cuál es la visión de los reguladores al respecto, en especial en Brasil.

Recordemos que Brasil es el segundo mercado más importante para Telefónica en el mundo, le sigue Alemania donde recientemente decidió realizar una inversión importante en la adquisición del espectro para 5G. Aunque si comparamos los ingresos obtenidos en Alemania respecto al número de clientes en ese mercado, estaríamos hablando de 0.92 euros por cliente, mientras en Brasil esa cifra alcanzaría 0.24 euros por cliente.

Esto obviamente da una idea de la importancia de ese mercado para el grupo; sin embargo, aún me parece un monto excesivamente alto el pagado por el espectro 5G en Alemania.