Chile, a la cabeza del crecimiento digital de Latinoamérica

0
403

El Economista América – Tomás Pablo Roa

La start-up chilena del nicho food tech The Not Company (NotCo) (literalmente “La No Empresa”) se ha granjeado el interés de uno de los inversores más ricos del planeta: el fundador de Amazon, Jeff Bezos.

A través de Bezos Expeditions, The Craftory, Kaszek Ventures e IndieBio, la empresa reibirá 30 millones de dólares para continuar invirtiendo en inteligencia artificial y algoritmos dirigidos a la producción de alimentos.

¿Qué hace diferente a NotCo? Algo absolutamente rompedor, pues cambia el modo de hacer los comestibles que más nos gustan y consumimos. No los reemplazan por otros nuevos, sino que los producen de una forma distinta, más económica y sostenible. Emplean inteligencia artificial para deconstruir molecularmente un producto de origen animal y lo vuelven a reconstruir con moléculas equivalentes procedentes de vegetales que con anterioridad también fueron desintegrados de forma molecular.

Giuseppe, que así llaman al programa informático, está diseñado para encontrar vínculos entre las materias moleculares de los víveres y la percepción humana de los sabores, texturas y aromas. Para los promotores de NotCo, estaríamos ante “la democratización de la alimentación saludable”. Agregan que su chocolate no tendrá azúcar y su mayonesa no tendrá contraindicaciones, como otra gran variedad de productos que iremos conociendo poco a poco.

Ya habíamos leído sobre salchichas creadas con ingredientes vegetales o de mayonesa sin huevo, pero este emprendimiento va mucho más allá, abarca una gama amplísima de ultramarinos que podrán ser abordados con la inteligencia artificial.

En sus comienzos NotCo recibió apoyo de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y su programa Start-Up Chile, creado en 2010, considerado la mejor plataforma de emprendedores con alto potencial de negocios de Latinoamérica. Está, además, entre las diez más importantes del mundo.

Forbes reconocía que Start-Up Chile, había, por un lado, modificado el espíritu empresarial de los chilenos y por otro, impulsado una nueva clase de programas de aceleradores públicos repartidos por distintos países del orbe.

Hogar para 1.600 empresas

Start-Up Chile ha sido la casa de alrededor de 1.600 empresas y tantas venidas de 85 naciones: de este total las extranjeras son tres veces más que las chilenas. Se estima la valoración del porfolio en 1.400 millones de dólares, con una tasa de supervivencia del 55%; continúan teniendo actividad en Chile un 56,4%, de las que un 49,6% son chilenas y un 50,4% extranjeras. En el último año el capital recaudado a nivel global suma 392 millones de dólares y las ventas materializadas desde el inicio del programa se sitúan en los 700 millones de dólares.

Cuatro meses atrás Walmart adquirió la chilena Cornershop por 225 millones de dólares. La empresa emergente tiene presencia en México, además de en Chile. Los socios fundadores vieron una oportunidad en el comercio electrónico: los pedidos y entregas a domicilio. Con este servicio el cliente dispone de más tiempo libre para sus cosas. Y una vez acostumbrado a este modelo de compra cuesta salirse.

Chile es consciente de la importancia que juegan las tecnologías en su camino hacia el desarrollo. El país no puede quedarse fuera de las grandes transformaciones que se están experimentando a escala mundial. La semana pasada en Barcelona, en el marco del Mobile World Congress, la secretaria de Estado de Telecomunicaciones chilena hizo el anuncio en el que se daba inicio al proceso de licitación de la futura red 5G, dejando disponibles 60 MHz del espectro entre las bandas 700 MHz y 3.500 MHz, más conocida como 3,5 GHz.

Los chilenos persiguen continuar liderando el progreso digital en la región. El Índice de Evolución Digital para Latinoamérica y el Caribe (DEI LAC), creado por The Fletcher School at Tufts University y Mastercard, sitúa a Chile con las mejores notas fundamentado en una mezcla de tres aspectos: una consolidada demanda del consumidor, una estructura tecnológica refinada y unas instituciones estables que impulsan tanto a la digitalización como a la creación del ecosistema de start-ups más dinámico de la región.

Algunos datos referidos a Chile. Ha multiplicado por ocho su crecimiento -el más rápido entre los países de la OCDE- en la adopción de internet de banda ancha en los dispositivos móviles entre 2010 y 2016. Cuatro de cada cinco adultos (de 16 a 74 años) ya están conectados a internet. En estos momentos, más de tres cuartos de los hogares urbanos están conectados a internet de banda ancha. La cobertura entre los hogares rurales, aunque más lenta, ha seguido aumentando consistentemente todos los años desde el 2012.

Transformar estas mejoras en el clima de negocios y la facilitación de la creación de empresas en una fuente de ventaja competitiva es quizás uno de los mayores logros del Estado chileno.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here