Chile | Claro y el Centro de Innovación UC muestran beneficios de 5G en primer aniversario de su campus

221

Claro y el Centro de Innovación de la Universidad Católica en Chile realizaron una suerte de demostración de lo que se puede hacer en su Lab 5G, a un año de su lanzamiento: el campus fue escenario de demostraciones del uso de la tecnología, desarrollo de proyectos para entornos industriales, ayuda a emprendedores para la aceleración de starutps y transmisión de conocimientos a través de seminarios y conversatorios.

“Hemos podido ser parte de cuatro experiencias que representan claramente cómo la nueva red y la economía 4.0 revolucionarán los sectores productivos, cómo la academia contará con nuevas herramientas y las nuevas capacidades que podrán adquirir los usuarios de la mano de la tecnología. Desplegamos 22 campus 5G en seis regiones y buscaremos que se sigan sumando espacios”, dijo el Subsecretario sectorial, Francisco Moreno.

“En este primer año hemos impulsado un fuerte crecimiento de empresas de distintos sectores y generamos instancias para que startups evalúen la factibilidad de ser parte de nuestro portafolio de productos para impulsar la adopción tecnológica en distintos entornos”, agregó el Director de Desarrollo e Innovación de Claro Chile, Felipe Gómez, quien valoró a Nokia y Qualcomm como socios clave en este camino.

Durante el evento de aniversario se realizaron demostraciones en vivo de la tecnología, entre ellas una prueba de experiencia inmersiva con Melk Lab, que consistió en la digitalización del espacio de una faena minera que fue posible por la instalación de antenas 5G en el segundo piso del Centro de Innovación UC. Para el caso participó Nokia, que ya ha desplegado 72 redes 5G y cuenta con 204 contratos a nivel mundial, comentó su Country Manager, Rubén Morón.

De la mano de Qualcomm, en tanto, se pudo realizar un proceso guiado de desarme de caudalímetro –sensor que mide la cantidad de flujo que atraviesa un tubo– en cinco minutos. A través de la pantalla, el usuario pudo seguir instrucciones en el proceso de desarme y se logró la visualización del casco y envío posterior de fotografías para conocer el resultado final de la operación.

Además, los visitantes pudieron participar de una experiencia de Realidad Aumentada en la que fueron capaces de ver sus manos y contar con instrucciones para tocar un piano a través de una interfaz gráfica. Por último, se presentaron dos robots de conducción autónoma que recorrieron pistas iguales, pero con latencias distintas en su control, ya que uno estaba conectado con una red 4G y la otra con 5G.