Chile presenta 28 objetivos para aprovechar los beneficios de la Inteligencia Artificial

La Política Nacional de Inteligencia Artificial (IA)cuenta con un presupuesto cercano a 32 millones de dólares. Presenta ejes estratégicos hacia 2030 tomando como principal argumento que el crecimiento económico del país depende de la IA.

474

Tras algo más de dos años de debate, discusión y comentarios, Chile presentó su política de Inteligencia Artificial (IA) a plena consciencia de que “el crecimiento económico futuro del país depende de ella, al punto que podría incrementarse por esta tecnología un punto porcentual por cada tres puntos de crecimiento al 2035”. La mayoría son objetivos blandos, pero que abarcan prácticamente todos los ángulos posibles para una adopción sin contraindicaciones.

“La Inteligencia Artificial es un ámbito de la revolución tecnológica que se ha incorporado a nuestra vida cotidiana. Esta política nos permite promover la construcción de capacidades para su desarrollo y uso responsable y apunta a empoderar a la ciudadanía, a comprender oportunidades y ventajas que nos brinda, así como riesgos asociados”, señaló el Ministro de Ciencia, Andres Couve. El presupuesto público asignado es de 26 mil millones de pesos (31.9 millones de dólares).

El objetivo general es “insertar a Chile en la vanguardia y colaboración global relacionada con IA, con un ecosistema de investigación, desarrollo e innovación en IA que cree nuevas capacidades en los sectores productivos, académicos y estatales, y orientados a principios transversales de oportunidad y responsabilidad”. La hoja de ruta está construida en torno a tres ejes: factores habilitantes, uso y desarrollo de Inteligencia Artificial en Chile y aspectos de ética y seguridad.

El programa propone un total de 28 objetivos, divididos en segmentos y detallados como parte de los tres ejes habilitantes:

Eje 1. Factores habilitantes.

Desarrollo de talento

Promover la formación de habilidades, conocimientos y aptitudes para el uso, desarrollo, comprensión y análisis de la IA en el sistema escolar, considerando las implicaciones positivas y negativas de la tecnología y fomentando la formación de usuarios y ciudadanos con pensamiento crítico y principios éticos.

Evaluar, incorporar e impulsar la IA como una disciplina transversal en la formación profesional y técnico-profesional.

Promover la formación de habilidades, conocimientos y aptitudes para el uso, desarrollo, comprensión y análisis crítico de la IA a todos los trabajadores chilenos.

Fomentar la creación de programas especializados en IA en la malla curricular de las IES y, al mismo tiempo, su incorporación en forma transversal a través de las distintas disciplinas. 

Incrementar la cantidad de expertos y expertas en IA, es decir, magíster y doctores, a un valor igual o superior al promedio de la OCDE y crear incentivos para la incorporación de este talento tanto al sector académico, como al Estado y privado. 

Coordinar el sistema nacional de ciencia, tecnología, conocimiento e innovación para que el talento formado apunte al futuro que anhelamos.

Infraestructura tecnológica

Convertir a Chile en un hub global para el hemisferio sur en infraestructura tecnológica que esté a la vanguardia global en IA.

Desplegar infraestructura de conectividad que garantice un acceso con altos estándares de calidad para chilenos y chilenas.

Desplegar infraestructura tecnológica que aumente las capacidades de almacenamiento y procesamiento en el país. 

Coordinar el ecosistema de ciencia, tecnología, conocimiento e innovación para conocer las necesidades de infraestructura tecnológica asociada a IA que el futuro que anhelamos requiere.

Datos

Fomentar y consolidar una agenda de datos de interés público, que resulte tanto en certezas legales como en definiciones claras de responsabilidades al interior del Estado, y que impulse un ecosistema público-privado de generación y acceso a datos de calidad para el uso y desarrollo de IA y tecnologías afines.

Eje 2. Desarrollo y adopción.

Generar indicadores de productividad de la IA para Chile.

Potenciar la I+D chilena en IA para lograr un nivel igual o superior al promedio de la OCDE.

Impulsar la colaboración entre la academia y el sector productivo para I+D de sistemas con IA.

Fomentar el desarrollo del ecosistema de I+D+i en IA donde el Estado, el sector productivo y la academia generen, estén atentos e inviertan en oportunidades relacionadas a la IA.

Fomentar e impulsar la productividad económica de la IA para llegar a niveles iguales o superiores al promedio de crecimiento económico para países de la OCDE por el impacto de la IA

Acelerar la modernización del Estado mediante IA.

Adopción en desafíos clave: mitigar y adaptarnos al Cambio Climático con IA.

Eje 3. Ética y seguridad.

Ética

Impulsar la construcción de certezas regulatorias sobre los sistemas de IA que permitan su desarrollo, respetando los derechos fundamentales de acuerdo con la Constitución y las leyes.

Impulsar la transparencia algorítmica.

Impactos en el trabajo

Realizar análisis prospectivos para detectar activamente las ocupaciones más vulnerables, anticipar la creación de nuevos empleos por IA y apoyar a los trabajadores en la transición a nuevas ocupaciones, minimizando sus costos personales y familiares.

Proveer apoyo a los trabajadores frente a la automatización.

Relaciones de consumo

Fomentar un uso de IA en el comercio digital transparente, no discriminatorio y respetuoso de las normas de protección de datos personales.

Creación, propiedad intelectual y propiedad industrial

Promover un sistema de propiedad intelectual actualizado, capaz de fomentar y fortalecer la creatividad y la innovación basada en IA, recompensando a los creadores e innovadores de manera de incentivarlos a hacer pública su creación e innovación y que así la sociedad toda pueda beneficiarse de ella.

Ciberseguridad y ciberdefensa

Posicionar la IA como un componente relevante en el ámbito de la ciberseguridad y ciberdefensa, promoviendo sistemas tecnológicos seguros.

Género

Fomentar la participación de mujeres en áreas de investigación y desarrollo relacionadas a la IA hasta alcanzar un nivel igual o mayor a la OCDE.

Fomentar la participación de mujeres en áreas de IA en la industria hasta alcanzar, al menos, un valor igual o superior al promedio de la OCDE y velar por que el impacto de la automatización no perjudique por género y que la creación de empleo sea equitativa.

Fomentar la equidad de género en la implementación de sistemas de IA.

La propuesta también cuenta con cuatro ejes transversales, que son: IA con centro en el bienestar de las personas, IA inclusiva, IA para el desarrollo sostenible e IA globalizada y en evolución. Para su confección, se contó con el trabajo de un comité interdisciplinario de 12 expertos y nueve mil personas contribuyeron a la elaboración de la hoja de ruta. En el proceso de consulta, entre el 83.3 y el 89 por ciento de los participantes se mostró de acuerdo o muy de acuerdo con la selección de los ejes temáticos.