Chile revive el debate para crear la Superintendencia de Telecomunicaciones

El proyecto original para crear un órgano fiscalizador del sector se planteó en 2011, pero quedó olvidado tres años después sin poder avanzar.

0
226

Después de seis años en el tintero, el Senado de Chile volvió a debatir la creación de una Superintendencia de Telecomunicaciones (Supertel), un órgano descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que se encargue de fiscalizar al sector y proteger a los usuarios.

En 2011, el gobierno presentó un proyecto para integrar a dicho organismo, pero, sin mayor avance, la propuesta quedó congelada en 2014. Esta semana, la Comisión de Transporte y Telecomunicaciones del Senado se reunió con la Ministra de Transporte y Telecomunicaciones, Gloria Hutt; la titular de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), Pamela Gidi; así como con representantes de la Asociación de Telefonía Móvil y WOM.

Hutt expuso que es necesario retomar la iniciativa y avanzar en la creación de dicho órgano, debido a la evolución que presenta el mercado y a la importancia que tienen las telecomunicaciones en la vida económica y social del país. De esta manera, la Subtel quedaría libre de las tareas de fiscalizar.

“Somos en Chile el único sector regulado que no tiene una Superintendencia, el área de fiscalización separada del resto”, y la Subsecretaría tiene la doble función de “empujar la inversión y al mismo tiempo ver que se cumplan las reglas del mercado”, dijo Gidi este jueves al participar en el foro virtual Iberoamérica Transformación Digital Now.

La subsecretaria explicó, durante la reunión del Senado, la distribución del proyecto de la Supertel. La nueva Superintendencia tendría a su cargo velar por el cumplimiento del marco normativo sectorial; proteger al usuario; dictar medidas administrativas provisionales en caso de que se requiera; imponer sanciones si existen infracciones; calcular los cobros por derechos de uso del espectro; informar y pronunciarse sobre licencias, concesiones o permisos, entre otras funciones.

Gidi y los legisladores señalaron que la propuesta presentada inicialmente hace nueve años debe actualizarse, pues desde 2011 el sector de las telecomunicaciones ha evolucionado y es necesario contemplar nuevas normativas más acordes. No se trata de separar en dos edificios diferentes y seguir haciendo lo mismo, sino de repensar las reglas.

Además, la discusión sobre la iniciativa para crear a la Supertel tendría que pasar por replantear el presupuesto, por lo que en el futuro se prevé incluir en el diálogo al Ministerio de Hacienda. Los senadores y el gobierno planean continuar analizando el proyecto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here