Desde 2017 se creó el “AI City Challenge” internacional para estimular el desarrollo de Inteligencia Artificial para escenarios del mundo real, como contar los coches que viajan por intersecciones o detectar accidentes en las autopistas.

En los primeros años, los equipos que representaban a empresas o universidades estadounidenses ocuparon los primeros lugares en la competencia. El 2020, las empresas chinas ganaron tres de cuatro competencias.

Los gigantes tecnológicos chinos Alibaba y Baidu barrieron en el AI City Challenge 2020, superando a competidores de 40 países. Las empresas y universidades chinas ocuparon el primer y segundo lugares en las cinco categorías. El creador de TikTok obtuvo el segundo lugar en una competencia para identificar accidentes automovilísticos o vehículos estancados en los videos de la autopista.

Estos resultados son el reflejo de años de inversión por parte del gobierno chino en ciudades inteligentes. Cientos de ciudades chinas tienen programas piloto y China tiene la mitad de las ciudades inteligentes del mundo. Se espera que la expansión del Edge Computing (el cómputo en el borde), las cámaras y los sensores que utilizan conexiones inalámbricas 5G y que las conectan a plataformas de Big Data e Inteligencia Artificial, acelere el uso de la tecnología de ciudad inteligente.

La tecnología que se muestra en estas competencias es más que útil para los planificadores de ciudades y también para la seguridad de las mismas.

No es objeto de este artículo debatir sobre la amenaza de la tecnología sobre la privacidad de las personas, pero vale la pena contarles que en un panel en el que participé este año, donde se discutía si la tecnología debía o no invadir la privacidad de los ciudadanos, puse un ejemplo de cómo un asesino serial en Brasil, que había estado a la fuga por años a pesar de que se conocía su identidad, había sido atrapado gracias a la tecnología de detección de rostros. Este criminal había evadido a las autoridades pues se vestía como mujer y se paseaba despreocupadamente frente a los agentes, hasta que una cámara conectada a una plataforma con IA lo detectó y fue atrapado.

China invierte el doble que Estados Unidos en investigación y desarrollo como parte del PIB, lo que considera clave para mantener la competitividad en áreas de tecnología emergente.

Los avances de Alibaba y Baidu a partir de los desafíos de ciudades inteligentes pueden ayudar a impulsar las ofertas comerciales para ambas empresas. El City Brain de Alibaba rastrea más de mil semáforos en Hangzhou, una ciudad de 10 millones de habitantes. Un programa piloto encontró que City Brain redujo la congestión y ayudó a despejar el camino para los bomberos, la policía y otras fuerzas socorristas de emergencia.

Shenzhen, ejemplo a seguir

Shenzhen es una de las primeras ciudades inteligentes piloto de China. En 2018, la ciudad emitió el Plan de Desarrollo de Ciudades Inteligentes de Nuevo Estilo, que establece un enfoque coordinado para su transición a una ciudad inteligente.

Establecido por Shenzhen junto con Huawei, el Centro de Mando de Administración y Servicio del Gobierno es un centro de comando de operaciones de ciudad inteligente que puede ofrecer una vista de 360 grados de la ciudad.

Hasta la fecha, el centro ha accedido a 82 sistemas en toda la ciudad y ha enlazado 100 tipos de datos de servicio y más de videos de vigilancia de varios departamentos gubernamentales. Esto ha ayudado al centro a construir más de 200 indicadores de nivel 1 para monitorear los signos vitales de la ciudad, transformando la gobernanza urbana basada en la experiencia, en gobernanza científica.

Una pantalla led de HD muestra un desplazamiento constante de actualizaciones en 14 proyectos de ciudad inteligente que están remodelando diversos aspectos de la vida de la ciudad, incluido el desarrollo económico, la gestión ambiental y los servicios gubernamentales.

En cuanto a transporte aéreo, gracias a las soluciones digitales de Huawei, el aeropuerto ofrece el control de operaciones, la seguridad y los servicios inteligentes. El aeropuerto sólo necesita un mapa para las operaciones y una red para la seguridad. Desde el check-in hasta el embarque, los pasajeros deben presentar sus pasaportes sólo una vez.

El aeropuerto utiliza las plataformas de IA de Huawei para recopilar, analizar y medir cantidades masivas de datos, aumentando la proporción de salidas puntuales de vuelos 88 por ciento. Con la asignación inteligente de puertas impulsada por algoritmos, 4 millones de pasajeros menos por año tienen que tomar un autobús para abordar un vuelo, garantizando una mejor experiencia de viaje.

Durante las horas pico, el departamento de gestión de tráfico utiliza la plataforma de mando para monitorear las carreteras en tiempo real y controla de forma remota los semáforos en función de las condiciones del tráfico.

Utilizando las soluciones seguras de Huawei para campus, los datos de 139 jardines preescolares y más de 5 mil cámaras en el distrito de Luohu se envían a la Oficina de Educación Municipal de Shenzhen. Para garantizar la seguridad de los niños, estas cámaras están conectadas a la plataforma de control y operaciones de seguridad inteligentes del campus y a la plataforma de la oficina de educación del distrito.

Muchos hospitales en Shenzhen ahora pueden proporcionar servicios de médicos en línea y 22 han obtenido una licencia de hospital de Internet para proporcionar más servicios de consulta para enfermedades comunes y crónicas. El gobierno de Shenzhen también alienta el desarrollo de servicios personalizados como las entregas de medicamentos en línea, la atención médica de Internet y los médicos domiciliarios en línea, dando a los ciudadanos un acceso más rápido y fácil a los servicios médicos sin salir de sus hogares.

La Comisión de Salud Municipal de Shenzhen ha trabajado para optimizar tanto el hardware médico como el software en los últimos años. Además de construir un sistema de atención sanitaria basado en la información y hospitales por Internet. Estos esfuerzos reducen significativamente el tiempo que tardan los residentes en ver a un médico.

A pesar de ser una ciudad joven, Shenzhen es pionera en la construcción de ciudades inteligentes. Huawei tiene su sede ahí y continuará avanzando con la ciudad en la construcción de una Shenzhen inteligente con un gobierno, una economía y una sociedad digitales.