Ante las restricciones para acceso a tecnología clave y de participación para instalación de redes en ciertos mercados, Huawei se retrae a su mercado local donde continúa siendo el campeón nacional para el despliegue de redes de telecomunicaciones. 

Después del anuncio de la más reciente licitación de China Mobile, donde el fabricante se llevó una participación cercana a 60 por ciento, Huawei mantiene el liderazgo del mercado chino, suficiente para mantenerse como el proveedor más grande a nivel mundial.

Hasta 2021, China se mantiene como el mercado más grande y de mayor crecimiento de 5G en el mundo, pese a los esfuerzos de la administración Biden por acelerar e inyectar recursos públicos al desarrollo de 5G en Estados Unidos, además de algunos gobiernos europeos que han impulsado nuevas iniciativas para acelerar el despliegue.

De acuerdo al más reciente Mobility Report de Ericsson, China registró 173 millones de suscripciones 5G al cierre de 2020, lo que representa prácticamente 80 por ciento del total de conexiones mundiales de esta nueva tecnología. 

Aunque se espera que Norteamérica (en especial Estados Unidos) acelere su crecimiento hacia los próximos cinco años a una tasa promedio anual de 71 por ciento para lograr 360 millones de conexiones, China registraría un crecimiento sostenido de 38 por ciento para lograr un total de 1.17 mil millones de conexiones 5G.

Suscripciones 5G2020 (Cifras en millones)2026 (Cifras en millones)
Norteamérica14360
América Latina1240
Europa Occidental8360
Europa Central y Oriental0180
Noreste de Asia (China)1901430
Sureste de Asia y Oceanía2400
India, Nepal y Bután0330
Medio Oriente y África del Norte1150
África subsahariana070

En ese sentido, para cualquier proveedor o fabricante de equipo de telecomunicaciones es vital mantener una posición sólida en el masivo y lucrativo mercado chino, que les permitiría lograr una mayor escala, rentabilidad y experiencia.

No es sorpresa que aún cuando Huawei ha “perdido” algunos mercados occidentales por la política de exclusión, discriminación y pérdida de neutralidad tecnológica heredada de la administración Trump, logre mantenerse como el proveedor más grande de equipo de telecomunicaciones en el mundo, gracias a una posición sólida en su mercado local y otros en desarrollo como América Latina, África o Medio Oriente, donde los gobiernos y los operadores han evaluado un mercado de redes en competencia.

Lo anterior era bastante claro para Ericsson. En repetidas ocasiones advirtió a las autoridades de Suecia, su país sede, que imponer restricciones a la participación de Huawei y otros proveedores chinos sería perjudicial para el mercado de equipos de red en general, pero en especial para su propio negocio y las oportunidades de consolidarse en el mercado chino.

Durante la más reciente licitación de China Mobile para el despliegue de más de 480 mil estaciones base en la banda de 700 MHz, Huawei logró consolidar su posición al adjudicarse 60 por ciento del total, pese a haber presentado precios más elevados respecto de la competencia.

Paquete 1Paquete 2Paquete 3Estaciones base por proveedorParticipación total
Estaciones base 700 MHz      190,061    190,061    100,275
Huawei61.12%58.89%59.98%288,23760%
ZTE28.77%33.53%30.44%148,93231%
Ericsson 0.00%0.00%9.58%9,6062%
Nokia Bell Shanghai10.11%0.00%0.00%19,2154%
Datang0.00%7.58%0.00%14,4073%
480,397

La importancia de este contrato radica no sólo en que es para el operador móvil más grande del país, sino que se trata de un despliegue relevante de 5G en la banda de 700 MHz que el operador anunció en conjunto con China Broadcast Network, el cuarto y nuevo operador móvil de China. 

Derivado de esta licitación, la participación de mercado de los fabricantes está prácticamente dada para el resto del año, algo que Ericsson ya advirtió que sería difícil revertir en concursos por venir del resto de los operadores locales.

China Unicom y China Telecom están también a la espera de anunciar el resultado de un concurso por 242 mil estaciones base para la banda de 2.1 GHz, donde se esperan resultados similares.

Aunque el gobierno chino no ha hecho explícita la exclusión de proveedores extranjeros de sus redes nacionales, el análisis indica que pudiera ser la respuesta por la posición tomada por otras naciones en contra de los proveedores chinos, sin haber tenido evidencia de los señalamientos. 

El mercado de telecomunicaciones queda así en medio de un toma y daca poco transparente, con consecuencias impredecibles, pero que podrían cambiar el rumbo de la colaboración, estandarización y compatibilidad que habían distinguido al sector inalámbrico en las últimas décadas.

Pese a la exclusión de otros mercados de Estados Unidos y Europa, la acelerada adopción de 5G en China permitiría a Huawei mantener su posición de liderazgo a nivel mundial como proveedor de equipo de telecomunicaciones, innovación y patentes relevantes, factor que le permitiría mantener la suficiente escala y acceso a recursos financieros para enfrentar el reto del limitado acceso a componentes y el posible desarrollo propio de los mismos.

Para el resto de fabricantes que no han logrado una posición competitiva en China, implica también el riesgo de quedar excluidos de un importante mercado con un acelerado desarrollo de la nueva red, mientras esperan que los mercados occidentales tomen algo de ritmo en la asignación de recursos financieros y espectrales para 5G.

Si bien Ericsson y Nokia se han visto relativamente beneficiados por la ausencia de Huawei de importantes mercados como Estados Unidos o Reino Unido, aún están a la espera de que el despliegue de 5G acelere a un ritmo de crecimiento similar al registrado en China y ofrezca una mayor oportunidad de negocio en el mediano plazo.

Cabe recordar que la importancia de 5G no radica únicamente en el despliegue de servicios de conectividad para los usuarios finales, sino también en los casos de uso aplicados a otras industrias. 

En ese sentido, el quedar excluido de un mercado de gran envergadura como el chino, implica también perder la oportunidad que brinda su crecimiento para el desarrollo de nuevas fuentes de ingreso a través de la oferta de aplicaciones y servicios.