Durante un simposio internacional, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, presentó una propuesta de seguridad de datos a nivel mundial, con el fin de garantizar el resguardo de infraestructura clave o el robo de información a través de las tecnologías.

La iniciativa china surge un mes después de que Estados Unidos lanzó su programa “Red limpia”, mediante el cual busca dejar fuera de la arquitectura de las redes a las compañías consideradas una “amenaza para la seguridad nacional”, como Huawei y ZTE; eliminar aplicaciones no confiables; excluir la nube de firmas como Alibaba y Tencent; así como proteger los cables submarinos.

Como respuesta a la nueva ofensiva contra la tecnología china en el marco de una guerra comercial entre los países, Wang Yi dijo que las naciones deben profundizar la cooperación y generar confianza mutua, en lugar de perseguir el unilateralismo y cazar empresas líderes de otros países con el pretexto de la seguridad.

El ministro señaló que la intención de China es crear un proyecto global de seguridad de datos que refleje los deseos de todos los países y respete los intereses de cada parte, bajo los principios de equidad, multilateralismo y justicia.

Wang explicó que la iniciativa busca que las empresas no estén obligadas a almacenar datos generados en el extranjero en su país de origen; aboga por que las compañías tecnológicas no creen puertas traseras en sus productos o servicios para obtener datos de manera ilícita; así como pide que las firmas no se dediquen a la vigilancia de datos a gran escala.

Además, el consejero de Estado destacó que espera que “la Iniciativa de China sobre Seguridad Global de Datos sea capaz de ofrecer un plan para trabajar en las normas internacionales sobre seguridad digital y comenzar un nuevo proceso mundial”, en la que participen la mayor cantidad de naciones.

Mientras el gobierno chino avanza en el desarrollo de este proyecto, en Estados Unidos el plan de “Red limpia” ha recibido varias críticas. Por ejemplo, la organización Internet Society advirtió que se estaría interfiriendo en la arquitectura de Internet para romperla en pedazos, sin tomar en cuenta los daños a largo plazo.

Sin embargo, entre los ires y venires de las tensiones entre ambos países, el gobierno de Donald Trump no desiste de imponer restricciones a la tecnología china por considerarla un riesgo. Sobre ello, Wang afirmó que China “ha actuado en estricto cumplimiento de los principios de seguridad de datos. No hemos pedido ni solicitaremos a las empresas chinas que transfieran datos al extranjero al gobierno en violación de las leyes de otros países”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here