China Mobile asigna contrato 5G a Huawei y ZTE; proveedores occidentales quedan fuera

305

China Mobile aceleró sus esfuerzos en el despliegue de redes 5G al anunciar un contrato por 7.5 mil millones de yuanes (1.16 mil millones de dólares) para la provisión de equipos nuevos para Fusion Core 4G/5G, prácticamente el doble respecto a un contrato similar el año pasado. El contrato fue adjudicado a los proveedores locales Huawei y ZTE.

El operador de telecomunicaciones anunció los resultados del contrato para la compra de equipos para las ocho regiones de China y 31 empresas provinciales para construir una nueva red Fusion Core 4G/5G.

De acuerdo con reportes de medios locales, el proyecto original ofrecía un monto máximo de compra por 6 mil 737 mil millones de yuanes para el componente Core y el Subsistema IP (IMS), además de 798.7 millones de yuanes para el componente Edge UPF (User Plane Function).

Huawei resultó el principal ganador del contrato con una oferta de 7.48 mil millones de yuanes, divididos en 6 mil 406 millones de yuanes para equipos y mil 080 millones en servicios.

ZTE también presentó una oferta por 7.46 mil millones de yuanes, 6 mil 573 millones en equipo y 891.3 millones de yuanes en servicios.

El monto del contrato actual es prácticamente el doble de un proyecto similar licitado por China Mobile en 2020 por 3 mil 754 millones de yuanes (582 millones de dólares), conforme el operador acelera el despliegue de su red a más regiones de China.

Destaca que en los resultados no se hizo mención a Ericsson y Nokia, por lo que se sugiere que Huawei y ZTE pudieron haber sido los únicos contendientes.

En una licitación anterior para la compra de hasta 480 mil estaciones base 5G para 700 MHz, Huawei obtuvo también una participación mayoritaria del 60 por ciento, seguida por ZTE con 30 por ciento.

Ericsson ha advertido en numerosas ocasiones que el bloqueo comercial a Huawei en mercados como Estados Unidos y Europa podría traer consecuencias negativas para proveedores occidentales en el mercado chino.

Conforme se agudiza el conflicto geopolítico entre Estados Unidos y China, ambas regiones han acelerado sus esfuerzos para reducir su dependencia a tecnología y manufactura extranjera, en especial, áreas estratégicas como la fundición de semiconductores.