China rechazó que se les pida a las compañías espiar; prometió un trato igual para competidores nacionales y extranjeros

0
391

El primer ministro de China, Li Keqiang, rechazó en conferencia de prensa que Beijing les pida a sus compañías espiar en el extranjero, refutando las advertencias de Estados Unidos sobre que los proveedores chinos de tecnología podrían ser un riesgo para la seguridad.

“Permítame decirle explícitamente que esto no es compatible con la ley china. No es así como se comporta China. No hicimos eso y no lo haremos en el futuro”, fue la respuesta de Li.

Estados Unidos y algunos otros gobiernos han impuesto restricciones en el uso de la tecnología de los proveedores chinos, incluido Huawei, por motivos de seguridad.

El gobierno de Xi Jinping enfrenta una creciente presión para reparar las relaciones comerciales con Estados Unidos, Europa y otros mercados importantes, por ello Li prometió crear un “campo de juego nivelado” para todos los competidores, abriendo la industria a la inversión extranjera y adhiriéndose al principio de neutralidad: “trataremos a las empresas nacionales y extranjeras como iguales”.

La ley que apunta a desactivar la guerra arancelaria con Washington al disuadir a los funcionarios chinos de presionar a las empresas para que entreguen tecnología fue aprobada esta semana y está diseñada “para proteger los derechos e intereses de los inversionistas extranjeros y atraer más inversión”, dijo Li.

El gobierno chino aseveró que la ley de inversiones prohibirá a sus funcionarios usar “métodos administrativos para forzar las transferencias de tecnología”. Los grupos empresariales extranjeros lo aceptaron, pero están a la espera de su aplicación para saber si mejoran las condiciones.

La Cámara de Comercio de la Unión Europea en China expresó preocupación porque la ley permitiría a reguladores tomar represalias contra compañías de un país que creen discrimina a una empresa china.

Eso “permite que los asuntos políticos influyan” en las decisiones regulatorias, dijo un comunicado de la cámara.

La Cámara de Comercio estadounidense en China también externó preocupación sobre el amplio alcance de las “revisiones de seguridad nacional” permitidas por la ley que podrían bloquear la actividad comercial. La Cámara europea enunció su inquietud sobre los “métodos administrativos” que podría dejar a los funcionarios en libertad de usar otras tácticas de presión.

Funcionarios chinos niegan que las empresas deban entregar tecnología, pero las compañías enfrentan presiones para trabajar a través de socios estatales, que requieren compartir tecnología con compañías que el Partido Comunista espera se conviertan en sus competidores.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here