Científicos desafían a la Naturaleza: crearon diamantes a temperatura ambiente

Para realizar diamantes se requieren millones de años y enormes cantidades de presión. Científicos australianos crearon dos tipos distintos.

0
62

Fayerwayer-Kiko Perozo

Un grupo de científicos creó diamantes a temperatura ambiente. Es un abierto desafío a la Naturaleza: se necesitan millones de años y temperaturas altísimas para poder crearlos.

Los investigadores de la Universidad Nacional Australiana y la Universidad RMIT produjeron dos tipos de diamantes:

  • El normal, que puede encontrarse en un anillo de compromiso.
  • Y la Lonsdaleíta, que puede hallarse en el sitio de impactos de meteoritos como el Cañón Diablo, en Estados Unidos.

Un diamante es uno de los minerales de mayor valor en el mundo, debido a sus características física y ópticas. Es la segunda forma más estable de carbono, luego del grafito.

Científicos creadores de los diamantes a temperatura ambiente.

Los átomos de carbono se encuentran dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica, lo que les da la peculiar forma.

“Los diamantes naturales se forman generalmente a lo largo de miles de millones de años, a unos 150 kilómetros de profundidad de la Tierra”, explica la profesora Jodie Bradby. “En ese lugar existen altas presiones y temperaturas por encima de los mil grados centígrados”.

Para crear el diamante a temperatura ambiente, los investigadores utilizaron técnicas de microscopía electrónica para capturar rebanadas de muestras experimentales. A partir de esas muestras se crearon los dos tipos de diamantes.

La Lonsdaleíta, el más curioso de todos los diamantes

El más curioso de los creados fue la Lonsdaleíta, llamado así en honor a la cristalógrafa Dame Kathleen Lonsdale. Cuenta con una estructura de cristal diferente al diamante regular.

“Tiene el potencial de ser utilizado para cortar materiales ultrasólidos en sitios mineros”, afirmó Bradby. “Crear más de este diamante raro, pero súper útil, es el objetivo a largo plazo de este trabajo”.

Para mayor información sobre el descubrimiento, puedes consultar en el siguiente link, que pertenece a la Universidad Nacional Australiana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here