#CL5G | Necesario un ecosistema consistente, capital humano y regulación adecuada para lograr un impacto de 5G en todas las verticales

0
363

5G dejó de ser parte de la lista de expectativas a corto plazo: es presente. La tecnología se muestra como un catalizador de los instrumentos ya creados y como generador de nuevas herramientas para lograr objetivos como el cierre de la brecha digital o la optimización de procesos en la industria 4.0. Aún en un contexto alentador, aprovechar sus beneficios demandará movimientos para afianzar su ecosistema, capital humano y una regulación que favorezca su implementación en múltiples verticales.

“Un efecto disruptivo”, “una revolución en distintos ámbitos”, “una tecnología exponencial”, “un catalizador de innovación” y otras definiciones de 5G funcionaron como hilo conductor del tercer panel de Chile 5G, organizado por DPL Live, en el que fabricantes y expertos analizaron punto a punto los potenciales beneficios de la tecnología para las personas, los gobiernos y las empresas. También analizaron algunos casos de uso, aunque hubo acuerdo en que tiene potencial para favorecer a todos los segmentos.

“El consumidor final se verá beneficiado. En 4G hablábamos de la killer application, con 5G se irán creando”, inició Enzo Zunino, country Manager y director Comercial de Ericsson Chile. “Tenemos un reto en términos de acceso y 5G nos puede ayudar con esto”, había dicho unos minutos antes Joaquín Saldaña Otero, director de Estrategia y Marketing de Huawei América Latina. Con ambos coincidió el Líder de IBM Services en Chile, Carlos Gramago, quien añadió que el usuario ganará en varios aspectos, entre ellos mejores servicios y productos.

“Vemos 5G como una tecnología de propósito general que abarca a todas las verticales. Es como la electricidad, en algún momento la daremos por hecho”, indicó Hector Marín, director Senior de Relaciones con Gobierno para América Latina de Qualcomm. Sus palabras se complementaron a la perfección con lo que luego indicaría Claudio Ortiz, country Manager de Cisco Chile, quien consideró “indudable que esta tecnología va a influir a las personas en distintas dimensiones”.

Tras enumerar los distintos casos de uso particulares, como ciudades inteligentes, en un contexto en el que tres cuartos de la población vivirá en las urbes para 2050; telemedicina, tanto para diagnóstico a distancia como seguimiento de pacientes y hasta intervenciones; educación, clave en tiempos de clases virtuales; o agroindustria, con drones y sensores fundamentales para reducir tiempos de producción, los ejecutivos se detuvieron a hablar de desafíos.

“Cuando se habla de 5G hay que hablar de un nuevo ecosistema. Existen dos realidades en las que debemos trabajar: la parte del mercado, para que se encuentre la forma de acceder a todas las nuevas funcionalidades, y las condiciones regulatorias, para que la tecnología pueda entrar de manera funcional a todos los países y todos los casos de uso puedan estar presentes”, señaló Lester García, director de Política Pública, Acceso y Conectividad para América Latina de Facebook.

“La inversión en capacidades digitales es clave”, aportó Alex Pesso, director de Asuntos Legales y Corporativos de Microsoft Chile, una idea que fue acompañada por el resto. En igual sentido se pronunció Rubén Morón Flores, country Manager de Nokia Chile: “Para que todo esto tenga sentido, se necesitará capital humano que esté a la altura”. Y agregó que la empresa traerá hacia 2022 Open Labs con universidades chilenas como semilleros de talento en pos de que “todos tengan acceso a la tecnología y generar usos adaptados a la realidad local.

Chile está preparada para la revolución

Si hubiera que destacar un gran punto de acuerdo entre los distintos oradores, sería que Chile está preparado para lo que viene y presenta mejores índices que sus pares en la región. En la posición del país frente al resto concentró su alocución Roberto Martínez Yllescas, director del Centro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en México para América Latina.

“Toda crisis en una oportunidad, y en el caso de Chile la oportunidad está muy presente”, dijo el ejecutivo y luego profundizó: el país tiene menor índice de vulnerabilidad que otros, buena cantidad de usuarios de Internet y saca ventaja en velocidad de banda ancha, con números comparables con países europeos. Así las cosas, dijo, es un mercado que presenta “madurez” para el desarrollo de 5G.

Martínez Yllescas presentó otros índices que también ponen a Chile por encima de otros en América Latina: más del 20 por ciento de los puestos de trabajo corren riesgo de automatización, pero Chile está “menos expuesto” a esta realidad y presenta, además, mejores aptitudes en aspectos como habilidad de su población para la resolución de problemas, capacidades para la educación a distancia y presencia de temas vinculados a la digitalización en sus planes de desarrollo.

Cuando los oradores fueron invitados a indicar los casos de uso de 5G que favorecerán particularmente a Chile, la mayoría enumeró verticales que ya habían sido esgrimidos a nivel general, aunque se agregaron otras más específicas, como la minería. Entre los desafíos también se repitieron algunas ideas y se sumaron otras, como que el precio es un factor fundamental para que la tecnología llegue a todos, y que usuarios, empresas y gobiernos puedan utilizarla para sus beneficios.

La moderación del panel, que siguió el debate de aspectos clave del camino de Chile y América Latina a 5G, estuvo a cargo de Marco Antonio Galván Jiménez, propietario Principal de Futurist Thinking y VP de Venture Capital en Inteligencia Artificial en KP, quien dejó claro al principio y al fin una idea que se repite como lema para evitar errores: “5G no sólo girará en función de la tecnología, se necesita mucho más”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here