Córdoba, Argentina. En el marco del Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones 2019, se discutió acerca de la relación que existe entre las políticas públicas, los modelos de subasta y el resultado en el despliegue de infraestructura.

Un reciente estudio desarrollado por GSMA Intelligence revela que la cobertura poblacional 4G en los países que sufrieron precios más altos de espectro habría sido 7 puntos porcentuales más baja. Los niveles de cobertura 4G alcanzados son comparados con los niveles que se hubieran alcanzado si los precios del espectro para esos países hubieran estado a niveles medios.

Asimismo, el informe indica que una asignación más temprana de espectro habría acelerado la cobertura 3G en 12 puntos porcentuales. Los niveles de cobertura 3G alcanzados son comparados con los niveles que se hubieran alcanzado si el espectro se hubiera licenciado antes.

Pau Castells, analista económico de GSMA Intelligence, explicó que, en general, América Latina tiene precios de espectro total parecidos a Europa y América del Norte; sin embargo, esta medida no es la mejor referencia, ya que para los operadores el costo del espectro es una inversión y necesita un retorno. Es ahí cuando el precio del espectro en América Latina es incluso el doble o más caro que en otras regiones.

Castells apunta que la prioridad de los gobiernos de obtener mayores ingresos en la recaudación, tiene un impacto negativo para los consumidores y las empresas al ofrecer una menor cobertura y servicios más caros.

El documento subraya que no se puede medir el éxito de una subasta por la cantidad de dinero que se recauda, y que el espectro debe ser licenciado tan pronto exista un caso de uso claro y en cantidades suficientes.

“Las subastas no son un mecanismo mágico de un resultado eficiente, pero si se diseñan bien pueden lograr dicha eficiencia y generar bienestar para la población”, dijo el analista, y aclaró que un precio más alto del espectro sí tiene un efecto causal en la inversión que el operador va a realizar.

Gabriel Solomon, jefe de Gobierno y Relaciones Industriales de Ericsson, declaró que si el gobierno tiene como objetivo el dinero, como en el caso de la subasta de Alemania, se va a sacrificar la cobertura.

Sobre el caso alemán, donde se pagaron 6 mil 550 millones de euros en la licitación de espectro, Ana Valero, directora de Regulación de Telefónica América Latina, señaló que a pesar de la cantidad de dinero recaudado, se está empezando a cuestionar el impacto que tiene sobre la economía y el futuro de Alemania el modelo que se utilizó para la subasta.

En total, se subastaron 420 MHz de espectro de las bandas de 2 GHz y 3.6 GHz divididos en 41 bloques. Valero explica que cuando el regulador diseñó la subasta decidió reservar 100 MHz para verticales; como resultado, la competencia de cuatro operadores participantes generó una presión sobre los precios.

Sobre las subastas para 5G, Pamela Gidi, subsecretaria de Telecomunicaciones de Chile, sostiene que se debe revisar el propósito que se pretende alcanzar. “Como Estado, tenemos que impulsar a la empresa que gane espectro para que genere mayor valor social”, mencionó. 

La subsecretaria afirma que se está trabajando de forma, en sesiones abiertas con operadores mayoristas y minoristas, y se está estudiando cómo llegar a las verticales.

El espectro radioeléctrico es uno de los aceleradores y componentes principales de la cuarta transformación industrial, con las tecnologías móviles como el principal habilitador y democratizador del acceso, destacó Lucas Gallitto, director de Políticas Públicas de GSMA en América Latina.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here