#CLTD2021 | Tecnologías satelitales tienen un papel democratizador

El avance tecnológico ha hecho que los satélites y sus servicios al usuario final sean cada vez más asequibles, y con ello están destinadas a ser la tecnología que ayude a cerrar la brecha digital.

367

Las tecnologías satelitales están destinadas a contribuir con la democratización de la conectividad, pues son las únicas factibles para llevar banda ancha a las zonas alejadas de América Latina en las que otras tecnologías son inviables, coincidieron expertos durante el Congreso Latinoamericano de Transformación Digital 2021 (CLTD 2021).

Christopher Casarrubias, jefe de Asuntos Regulatorios y Gubernamentales para América Latina de OneWeb, destacó la facilidad que tienen los satélites en el despliegue de infraestructura para prestar servicios de telecomunicaciones en las zonas alejadas.

Las comunicaciones satelitales son y seguirán siendo una herramienta primordial en este abanico de opciones que tenemos para mejorar la conectividad en las zonas que más lo necesita América Latina. Tienen un papel democratizador y lo han tenido, por su alcance (al ser redes ubicuas), la resiliencia y la facilidad de despliegue”, comentó.

Cristina García de Miguel, responsable del Departamento de Regulación de Hispasat, coincidió durante su participación en una sesión flash del CLTD 2021, que no sólo es necesaria la tecnología satelital, sino que es prácticamente la única que tiene las bondades para cerrar la brecha en las zonas rurales y marítimas.

“La tecnología satelital es necesaria para romper la brecha, tiene una cobertura universal y es un habilitador por excelencia para llevar al 100 por ciento del territorio. Esta digitalización, en el sector agroalimentario, se puede hacer de diversas formas o hacer predicciones meteorológicas.

“Se pueden monitorear casos de bosques para prevenir incendios; no hace falta infraestructura terrestre, se puede recolectar en una nube satelital y se transmite a través de sensores con satélite. De esta forma podemos digitalizar el campo, por mencionar un ejemplo”, explicó.

La experta detalló que todo ello es posible gracias a que la tecnología satelital ha experimentado un gran cambio en los últimos años, pues “tradicionalmente los satélites geoestacionarios contaban con huellas globales o continentales de las cuales se podía reutilizar sus frecuencias. Pero en la actualidad hay satélites de alto rendimiento –que se conocen como HTS– que tienen una arquitectura multi split que puede reutilizar frecuencias, es decir, donde antes se tenía una sola cobertura continental, ahora tienen muchísimos haces que cubren lo mismo, pero al reutilizar frecuencias lo que se hace es que se aumenta la capacidad de forma eficiente de ese satélite”.

Christopher Casarrubias agregó que la diferencia entre desplegar infraestructura satelital o de fibra óptica o celular, es que se trata de una cuestión de ingresos.

“Es un tema de ingresos, de dinero y simples matemáticas. El despliegue de redes inalámbricas en áreas rurales y remotas vía fibra o enlaces de microondas no es redituable, es claro para todos. Específicamente, en América Latina, donde tenemos vastos territorios con difíciles topografías, los costos capitales y de operación son demasiado altos, mientras que los ingresos de poblaciones densas son bajas. En ese sentido, las comunicaciones satelitales seguirán siendo un diferenciador en este contexto remoto rural”, afirmó.