La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de España multó a Telefónica con 1.5 millones de euros por cobrar indebidamente a sus competidores durante “Movistar Partidazo”, en la temporada 2016-2017.

La multa se deriva de la compra de DTS (la antigua Sogecable) por parte de la operadora, cuando adquirió un 56 por ciento que poseía el grupo Prisa.

En 2015, la CNMC autorizó la operación de concentración de Telefónica y DTS, pero estableció una serie de condiciones, entre las que destacan que la compañía de telecomunicaciones debe permitir a sus competidores acceder a sus canales de pago con contenido premium y comercializarlos en sus plataformas.

El regulador español informó que en la temporada 2016-2017, Telefónica tomó en consideración un número de abonados propios inferior al que le correspondía para el reparto inicial del costo mínimo garantizado realizado en julio de 2016.

Por lo tanto, el resto de los operadores interesados en contratar el canal “Partidazo”, los operadores Vodafone, Orange y Telecable, afrontan mayores costes, mientras que para Telefónica se produjo una reducción con saldo a su favor.

Esta sanción, como otras, es impugnable ante la Audiencia Nacional en un plazo de dos meses desde el día siguiente a la notificación y se suma a otras resoluciones que ha dictado la CNMC al vigilar los compromisos de Telefónica.

La vigilancia de los compromisos que ofrecen las compañías en los procesos de compra de otras empresas es un mecanismo que prevé la Ley de Defensa de la Competencia (LDC), asegurando el cumplimiento de las obligaciones adoptadas, condiciones, compromisos y sanciones para preservar la competencia en los mercados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here