#CO5G – Plataformas colaborativas, eje central de la recuperación económica: DiDi

Llama a que se fomente un marco regulatorio neutral basado en evidencia y que estimule la innovación.

595

Las plataformas colaborativas son un eje central para la recuperación económica tras la crisis que ha dejado la pandemia de Covid-19, aseguró Vicente Roqueñí, director Senior de Relaciones con Gobierno y Política Pública para América Latina de DiDi.

El ejecutivo regional de DiDi aseguró, durante el evento Colombia 5G organizado por DPL Live, que en América Latina y en Colombia son estas plataformas las que brindarán una oportunidad para que los ciudadanos se recuperen del golpe que dio la pandemia.

Por ello, dijo que es necesario que se desarrollen marcos regulatorios neutrales basados en evidencia y que estimulen la innovación y las inversiones, particularmente en Colombia.

“Se debe avanzar hacia una regulación de vanguardia que permita que el desarrollo vaya acompañado de innovación tecnológica para dar beneficios a la inversión. En Colombia llevan ocho años discutiendo la regulación de plataformas.

En este país, “el sector TIC registró una participación de 3.8 por ciento y se ha ido manteniendo. Se estima que el desarrollo de servicios con 5G junto a la transformación digital mediante nuevas tecnologías podría aportar 1.2 por ciento de crecimiento al PIB de América Latina”, comentó el ejecutivo de DiDi.

Roqueñí reveló que se prevé que el valor de la economía colaborativa aumente a 335 mil millones de dólares para 2025 a nivel mundial.

Destacó la importancia de plataformas colaborativas como DiDi, que permiten mejoras en materia de ciudades inteligentes, como es el manejo inteligente del tráfico. Dijo que también tienen un beneficio para el cierre de la brecha de género, ya que contribuyen en que las mujeres cuenten con mayor independencia económica y mayor conectividad, además de que son una herramienta de seguridad en la movilidad de las mujeres.

Vicente Roqueñí aseveró que se necesita un equilibrado marco regulatorio basado en tres principios fundamentales: el primero es la neutralidad respecto al mercado y la tecnología, para que se aplique a todos los actores del ecosistema de Internet bajo principios de funcionalidad, reconociendo las diferencias y cambios dentro del sector tecnológico.

El segundo principio, comentó Roqueñí, es que esté basado en evidencia del costo y beneficio, para ser capaz de lograr metas y objetivos regulatorios al menor costo, sustentado en análisis de impacto normativo y regulatorio.

Y el tercer principio necesario es que exista flexibilidad para permitir y promover el dinamismo y la innovación del sector, que favorezca enfoques dinámicos en lugar de normas prescriptivas de mando y control.