Colaboración será clave para obtener beneficios de la cuarta revolución y superar sus retos

0
253

La llamada cuarta revolución industrial, caracterizada por la integración de tecnologías digitales en los procesos productivos –como la Inteligencia Artificial (IA)–, traerá múltiples beneficios económicos y sociales, pero también creará nuevos retos como la privacidad y la seguridad, que podrán ser superados a través de la colaboración de todas las partes, coincidieron panelistas durante el Foro de Davos del Foro Económico Mundial (WEF).

Durante el Panel Aprovechando la Cuarta Revolución Industrial, los panelistas destacaron los múltiples beneficios que traerá la nueva revolución, desde beneficios económicos por mayores eficiencias de los negocios hasta beneficios sociales como la reducción de riesgos físicos para la fuerza de trabajo en áreas como minería o transporte, o la prevención del lavado de dinero en el sector financiero.

Mohit Joshi, presidente de Infosys, destacó el impacto de la tecnología en los modelos de negocio a través de la monetización de los datos, la integración de la nube, el despliegue del Internet de las cosas (IoT) y robótica, y la integración de la Inteligencia Artificial a través de todos estos procesos tecnológicos.

Sin embargo, los panelistas destacaron también los múltiples retos que implica el uso de la IA en los procesos productivos, tales como la privacidad de los datos de las personas o el eventual reemplazo de labores repetitivas o de baja especialidad.

Xiao Yaqing, ministro de Industria y Tecnologías de la Información de China, indicó que el país se ha enfocado en tres áreas para impulsar los beneficios de la cuarta revolución: primero, en la colaboración de la investigación básica y la industria; segundo, ampliar el impacto de la tecnología en nuevos sectores como biología o fabricación de nuevos materiales y fuentes de energía; y tercero, promover el uso de 5G y Big Data.

Asimismo, indicó que el país ha trabajado en los aspectos de seguridad y la disminución de riesgos por el mayor rol de la tecnología. “Es muy importante la colaboración internacional para el desarrollo de IA. Tenemos que fortalecer las alianzas y el entendimiento mutuo. Sin la cooperación será muy difícil desarrollar IA, por lo que se requiere de un mecanismo de diálogo”, señaló el ministro.

Ken Hu, vicepresidente de Huawei Technologies, destacó los beneficios obtenidos por la implementación de nuevas tecnologías en sectores como minería o salud, en especial, la colaboración de la compañía con hospitales para la contención de la pandemia.

Si bien los beneficios de la implementación de IA comienzan a ser tangibles, coincidió en que también existen nuevos riesgos y retos para los modelos de negocio y la sociedad. “Debemos poner más atención en la gente y el impacto de la innovación, porque podría también haber destrucción en muchas industrias, con muchos empleos afectados. Para nosotros, la estrategia correcta es que todos los stakeholders, gobierno, industria y hogares trabajen en conjunto para saber cómo aprovechar las oportunidades durante la revolución y que toda la gente esté lista para el futuro”, indicó Hu.

El directivo de Huawei añadió que los datos serán el activo de la nueva revolución, por lo que se debe maximizar su valor a través de la compartición. Pero consideró que para que puedan generarse beneficios, también debe existir la seguridad de que los datos están protegidos durante su procesamiento y compartición. Para ello, se requerirán de nuevos marcos legales y guías que aseguren a los consumidores el uso correcto de sus datos.

“En Huawei hemos enfatizado en la protección de datos, porque mientras mejor los protejas, mayores beneficios podrás generar”, agregó.

En ese sentido, Joshi consideró que también se deben tener procesos para evitar sesgos de los conjuntos de datos que alimentan a la IA, para que no cometan los mismos errores como racismo o discriminación.

Andreas Kunze, director y cofundador de KONUX, coincidió en que se debe mantener la perspectiva humana al centro de las decisiones para las nuevas tecnologías. Agregó que si bien las reglas deben proteger la vida personal y privada de los usuarios, también deben existir reglas para la compartición de datos provenientes de procesos y máquinas que permitan maximizar el valor de la IA.

“Toda revolución generará alguna disrupción en las industrias, y como resultado de la aplicación de IA, muchos trabajos serán automatizados, lo cual será un reto, pero también creará oportunidades. Lo que tenemos que pensar es cómo expandir las oportunidades a toda la fuerza de trabajo. Tendremos la oportunidad de crear nuevas oportunidades, en lugar de sólo tratar de mantener los trabajos existentes”, concluyó Hu.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here