La prioridad de Colombia a través de la gestión del espectro radioeléctrico es impulsar la transformación digital del país, al atender las necesidades del sector TIC que avizora el despliegue de 5G, al igual que las de otras industrias productivas y mercados verticales como en el ámbito energético, agrícola, educativo y otros más.

Así lo expuso Miguel Felipe Anzola, director General de la Agencia Nacional del Espectro (ANE), en entrevista con DPL News, para conversar sobre el proyecto de una nueva Política Pública de Espectro 2020-2024, que realizó en conjunto con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), y estuvo abierta a comentarios hasta este 30 de junio.

Se trata de una visión de espectro a mediano y largo plazo que busca materializar la conectividad, al determinar las bandas más útiles para ampliar la cobertura mediante la introducción de diferentes tecnologías, simplificar la asignación de frecuencias, así como promover el uso eficiente y flexible del espectro, explicó.

El objetivo es “alinear la gestión del espectro de la ANE con el desarrollo productivo del país”, lo que implica que se deben modificar los procesos internos de la Agencia y del MinTIC, e incluso automatizarlos, “para que los interesados en las frecuencias puedan disponer de ellas en tiempos muy cortos”.

Plan para 5G

Como parte del proyecto y del plan 5G de Colombia, la ANE debe elaborar en este segundo trimestre del año una planeación para liberar las bandas que se identificaron en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones para 5G. Al respecto, el directivo señaló que en la banda de 3.5 GHz ya se tienen 400 MHz disponibles.

Previo a su licitación, “estamos haciendo los estudios técnicos y económicos requeridos”, antes de que el Ministerio TIC lance las condiciones de la subasta que podría suceder el próximo año. Algunos operadores, como Claro y Movistar, obtuvieron licencias temporales en la banda de 3.5 GHz para probar aplicaciones y casos de uso de 5G, con el fin de experimentar con nuevas oportunidades de negocio.

Además, Anzola dijo que a lo largo del primer semestre de 2020 la ANE ha hecho una revisión nacional e internacional sobre las bandas identificadas para IMT y sus disposiciones técnicas. “Seguimos trabajando en el proceso de identificación de las bandas complementarias” para determinar los anchos de banda necesarios para 5G.

Otros rangos del espectro que la agencia y el MinTIC están considerando es la banda de 600 MHz, que hoy ocupan todavía los servicios de radiodifusión, al igual que la banda de 3.4 GHz y la de 28 GHz. El plan que se publicará pronto definirá la cantidad de recurso radioeléctrico que estará disponible para ser licitado.

Wi-Fi y conectividad rural

Miguel Felipe Anzola consideró que “hay otras necesidades que no las tenemos identificadas y todavía tenemos que trabajar con la industria” para completar el diseño de un nuevo modelo de espectro, pero puntualizó que están observando las posibilidades de liberar la banda de 6 GHz para el uso no licenciado de Wi-Fi.

“En el entendido de que tenemos varios usuarios en esa banda, lo que buscamos es ver la posibilidad técnica de convivencia entre diferentes servicios. Si existe la posibilidad de usar esas frecuencias para Wi-Fi, es excelente. El punto es que las redes IMT convencionalmente no tienen toda la cobertura que un usuario esperaría y, por eso, el acceso a Wi-Fi con mayor ancho de banda sería el complemento perfecto”, dijo.

Hace dos meses, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dispuso 1200 MHz para Wi-Fi 6, la siguiente generación de esta tecnología inalámbrica; luego, hace unos días el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Corea del Sur anunció que también liberará 1200 MHz en la banda de 6 GHz para el mismo fin. En el caso de Colombia, Anzola afirmó que “deberíamos avanzar en ese camino”.

Para determinar las actuales y futuras demandas de espectro del sector TIC y otros sectores productivos, se están considerando tecnologías como IMT (incluido 5G), Wi-Fi y servicios satelitales, pero se van a realizar mesas de trabajo con diferentes partes interesadas para entender sus necesidades y establecer cuáles son las bandas idóneas.

“Nos enfocamos no sólo en temas del sector TIC, sino que buscamos trabajar a la par del desarrollo productivo del país: eso significa que hay que atraer a más sectores para ver qué necesidades de comunicaciones y podamos identificar posibles bandas de frecuencias que requiera la industria”.

Agregó que “eso significa que hay que planear con suficiente tiempo. Si las frecuencias requeridas están ocupadas en el momento, hay que hacer un ejercicio intermedio de reorganizar el espectro sin afectar a los usuarios existentes”.

Conectividad rural

Con el objetivo de que la política pública de espectro abone al bienestar social y a cerrar la brecha digital, el director de la ANE comentó que se busca aplicar nuevos mecanismos y tecnologías que sean más eficaces para conectar las zonas rurales y remotas de Colombia.

“Donde no llegan las redes fijas ni las redes móviles, existe la posibilidad de habilitar los espacios en blanco; había un espectro que estaba atribuido a servicios de televisión, pero, si no se está usando, otra forma de usarlo eficientemente es permitir el acceso a Internet a través de estos canales, de estas frecuencias, con la ventaja de que tienen una muy buena cobertura geográfica y buenas velocidades de acceso”, dijo Anzola. Y “como ésta, se siguen explorando otras tecnologías”. 

Una forma que ha implementado el Ministerio TIC para expandir la conectividad son las “obligaciones de hacer”. En la subasta por la banda de 700 MHz, los operadores que adquirieron frecuencias se comprometieron a llevar servicios 4G a determinadas localidades del país.

Ahora los concesionarios también tienen la posibilidad de sustituir hasta 60 por ciento de los pagos por el otorgamiento o renovación de permisos de espectro por el despliegue de infraestructura para la cobertura rural, de acuerdo con un decreto del gobierno emitido en junio.

En suma, en el próximo lustro la nueva política espectral será clave para acelerar tecnologías como 5G y los nuevos casos de uso que se activen a partir de esta red que tendrá mayor capacidad y mejor rendimiento, no sólo en la oferta a los usuarios finales, sino en diversas industrias.

La ANE reconoce que empujar el desarrollo de 5G contribuirá a la reactivación económica después de la pandemia de Covid-19, de la mano de otras tecnologías como la nube, Internet de las cosas e Inteligencia Artificial, y que modernizar la gestión del espectro detonará un ecosistema de innovación y otorgará certeza a las inversiones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here