Colombia, Costa Rica, Argentina y Perú, entre los países impulsores de la asequibilidad de Internet en 2020

1973

En tiempos donde el coronavirus puso en relevancia la conectividad, las políticas públicas que buscar hacer más accesible y universalizar la banda ancha fueron de especial importancia para mantener a la ciudadanía conectada. Y varios países de la región están haciendo bien las cosas para lograrlo.

Colombia, Costa Rica, Argentina y Perú se ubicaron en el top 5 del Índice de Catalizadores de Asequibilidad, ranking de 72 países que es parte de la edición 2020 del Informe de Asequibilidad que realiza la Alianza por un Internet Asequible (A4AI).

El índice es una herramienta desarrollada por A4A1 para evaluar qué tan bien están funcionando las políticas, las regulaciones y el entorno general del lado de la oferta de un país para reducir los costos de la industria y crear una banda ancha más asequible. El informe se basa en encuestas de expertos sobre políticas realizadas en 72 países, casi todos de ingresos bajos o medianos, en las regiones de África, Asia, América Latina y el Caribe.

Los países que encabezan el índice se destacan con los puntajes más altos para la planificación nacional de banda ancha, y que cumplen con el umbral de asequibilidad “1 por 2” de la ONU, es decir, 1 GB de banda ancha móvil que no cuesta más del 2 por ciento del ingreso mensual promedio.

Vale aclarar que el índice no mide los precios reales de banda ancha, sino que califica a los países en dos grupos de políticas principales:

Infraestructura: la medida en que se ha implementado la infraestructura de Internet, así como el marco de políticas establecido para fomentar la expansión futura de la infraestructura.

Acceso: tasas actuales de adopción de banda ancha, así como el marco de políticas implementado para permitir un acceso equitativo.

En el primer puesto se ubicó Malasia y, por tercer año consecutivo, Colombia ocupó el segundo puesto. Sobre este logro, el Viceministro de Conectividad, Iván Antonio Mantilla Gaviria, afirmó: “Este segundo lugar en el índice de catalizadores de asequibilidad nos anima a seguir trabajando por tener un Internet de calidad con un precio al alcance de todos. Somos conscientes que las políticas públicas no actúan por arte de magia. Requieren constancia, comunicación con los actores interesados, estabilidad, claridad y solidez técnica. Principios bajo los que hemos implementado todas las reformas al sector de TIC en Colombia. Por ello, nos enorgullece que el trabajo de los últimos años por generar mejores condiciones para un sector TIC fuerte y competitivo en Colombia haya sido reconocido”.

La posición de Colombia es producto de intensas políticas públicas que llevó adelante el MinTIC en los últimos años, como la ley de modernización del sector TIC, la licitación de espectro, el plan de puntos Wi-Fi, el proyecto Centros Digitales, el programa de conexión a los hogares a través de subsidio, las facilidades para el despliegue de infraestructura, los planes de formación en tecnologías avanzadas, entre otras iniciativas. Además, tanto el Ministerio como el regulador (CRC) publican sus hojas de ruta sobre los distintos proyectos, como es el Plan TIC 2018-2022.

En declaraciones a DPL News, Mantilla manifestó su satisfacción de que la Alianza para un Internet Asequible haya resaltado la importancia de tener un plan nacional de conectividad para lograr un Internet más asequible. “En Colombia entendemos que un plan es necesario para coordinar acciones entre entidades, para invertir de manera más eficiente y para acelerar el cierre de la brecha digital. Es por eso por lo que tenemos el Plan TIC 2018-2022 “El Futuro Digital es de Todos”, que coincide en muchos aspectos con las políticas recomendadas con la Alianza para un Internet Asequible.

“Estamos orgullosos de lo que hemos hecho y nos alegra que organizaciones interesadas en la asequibilidad de Internet evalúen positivamente nuestros esfuerzos, pero sabemos que como país aún debemos seguir mejorando. Hemos creado mejores condiciones para más inversión en TIC y para un mercado más saludable, pero parte de los frutos de las buenas políticas requieren tiempo para madurar. Recibimos este segundo puesto en el índice de catalizadores de asequibilidad no como una meta cumplida, sino como un incentivo para seguir trabajando para que, más temprano que tarde, el futuro digital sea de todos los colombianos”, puntualizó el funcionario.

Costa Rica se ubicó en el tercer puesto en el índice, posición que mantuvo desde el año pasado. El diálogo con DPL News, Teodoro Willink, viceministro de Telecomunicaciones de Costa Rica, explicó el logro: “Destacar en este índice de asequibilidad de Internet es un reconocimiento al trabajo de muchas personas, grupos e instituciones que han participado en el planteamiento, desarrollo y seguimiento del Plan Nacional de Desarrollo de Telecomunicaciones de Costa Rica (propuesto de 2015 a 2021). Aunque la pandemia de Covid-19 nos ha impuesto retos considerables y ha evidenciado necesidades inmediatas, el planteamiento responsable, pertinente y oportuno de política pública en este plan ha permitido contar con algún grado de resiliencia y realizar acciones oportunas para enfrentarla. Contar con mecanismos para reducir la brecha digital mediante un modelo solidario ha sido fundamental para desarrollar una estrategia sólida que se ha ajustado y consolidado con el tiempo, permitiendo atender a los sectores más vulnerables con diligencia y efectividad”.

Por su parte, Argentina escaló tres posiciones con respecto al índice del año pasado, y consiguió el cuarto lugar. En diálogo con este medio, Martín Olmos, subsecretario TIC de Argentina, sostuvo: “El trabajo de Alliance for Affordable Internet es para el gobierno argentino un insumo importante que permite identificar fortalezas y debilidades de los esfuerzos orientados a la universalización del acceso a infraestructuras y redes”.

Además de las iniciativas que el país lleva adelante hace años, como los programas en torno a la Red Federal de Fibra Óptica que administra la empresa pública Arsat, este año el gobierno presentó el plan nacional de conectividad “Conectar”, para expandir la fibra óptica, impulsar la televisión digital, y para la construcción de un nuevo satélite.

El funcionario adicionó que para esto, “diseñamos y estamos gestionando planes de banda ancha a nivel nacional y a niveles locales, hemos recuperado el liderazgo en innovación y desarrollo satelital, robustecemos la digitalización del sector público y retomamos el proceso de digitalización de la TV, que entre otros aspectos permite una mejor organización del espectro. Con insumos comparativos como el de Alliance for Affordable Internet, incluso más allá de la posición en el ranking que construye la organización, nuestra labor mejora para que el acceso y la cobertura de las TIC tenga un énfasis inclusivo”.

Las 10 primeras posiciones la completan Perú, en el puesto 5, Tailandia en el 6, México en el 7, Turquía en el 8, República Dominicana en el 9 y Marruecos en el 10.

El desafío de los planes de banda ancha durante la recuperación

Según A4A1, los planes de banda ancha nacionales deben establecer ambiciones para el desarrollo de las TIC. Sonia Jorge, directora Ejecutiva de A4A1, opinó que un plan nacional de banda ancha debe ser el resultado de consultas públicas, debe contar con metas y objetivos claros, y compromisos de financiamiento.

“Importante resaltar que para esta nueva década, los planes de banda ancha deben tener una perspectiva holística: la política pública del sector digital, incluyendo los planes nacionales de banda ancha, afectan ya no solamente al sector digital, sino que también tienen alcances en el sector educativo, de salud, comercio, y en otros niveles en donde antes no tenían tanta incidencia”, dijo a DPL News.

Agregó que “progreso y crecimiento digital significan, ahora más que nunca, inclusión digital: si la política pública de banda ancha no tiene en cuenta ni refleja las necesidades de los más vulnerables en nuestras sociedades, está dejando por fuera a aquellos que más necesitan ayuda y que deben estar conectados para que todos podamos experimentar un cambio positivo en lo social y lo económico”.

Sobre este punto, el viceministro de Telecomunicaciones de Costa Rica, Teodoro Willink, afirmó: “Ahora nos enfrentamos a un proceso de reactivación económica basada profundamente en tecnologías digitales, en la que el acceso y servicio universales, así como la adquisición de habilidades para utilizar de forma segura y significativa estas tecnologías, aumentan considerablemente su relevancia, pertinencia y urgencia. Ante la construcción de un nuevo Plan Nacional de Desarrollo de Telecomunicaciones 2022-2028 en Costa Rica, contamos con una oportunidad invaluable de plantear política pública relevante y oportuna, mediante el seguimiento de políticas anteriores, el aprovechamiento del modelo solidario, la reflexión sobre las estructuras existentes y la construcción de nuevas políticas de forma participativa e inclusiva. Para esto, debemos considerar la flexibilidad de planear lo que aún no conocemos y la posibilidad de enfrentarnos, como país y ecosistema de telecomunicaciones, de forma resiliente a los retos del futuro”.