Colombia | DirecTV, sin permiso para ceder un contrato

172

La República – Olga Patricia Rendón

DirecTV llegó a un acuerdo para venderle a Telefónica (Movistar) su línea de negocio de internet, lo que incluye las 220.000 usuarios con los que cuenta en Colombia y los 70 megahercios (MHz) del espectro que adquirió en la subasta 4G de 2013.

En parte, para DirecTV el negocio del internet se volvió un dolor de cabeza, porque competir en un mercado tan consolidado con competidores tan bien posicionados no es fácil, por lo cual no pudo cumplir con las obligaciones de infraestructura en cabeceras municipales que le impuso el Gobierno cuando ganó la licitación. Debía garantizar red de acceso en 57 cabeceras municipales en 5 años, y como no logró hacerlo el Ministerio TIC le impuso una multa de $8.000 millones.

De acuerdo con Lina María Quintero, jefe de asuntos externos y regulatorios de DirecTV, “para nosotros no era claro que a los 5 años ya teníamos que tener las conexiones, entendíamos que a los 5 años debíamos empezar a hacerlo”.

La multimillonaria sanción ya fue pagada, según Quintero, pero DirecTV no está interesado en invertir en el negocio del internet, por lo que no cumplirá con los compromisos, de ahí que quiera negociar el espectro en el mercado secundario, es decir transarlo directamente a otro operador.

Movistar estaría en capacidad de cumplir la obligación al día siguiente de recibir la porción del espectro y heredar el contrato con el Gobierno, porque ya tiene dispuesta la infraestructura en casi todo el país.

Natalia Guerra, vicepresidente de asuntos públicos y regulatorios de Telefónica, explicó que Movistar ya empieza a verse limitada para garantizar su operación (atiende a 16,7 millones de usuarios) y la de los nuevos operadores que funcionan en su red, por lo que la porción del espectro que DirecTV tiene subutilizada podría servir para operar con más holgura.

Ya la Superintendencia de Industria y Comercio dio el visto bueno a la transacción, al encontrar que el mercado no se verá afectado por prácticas anticompetitivas, y la autorización que falta es la del Ministerio TIC, que por la vacancia luego de la renuncia casi obligada de la ministra Keren Abudinem, en medio de un escándalo de corrupción, está frenada.

La idea de ambas compañías es que DirecTV pueda dedicarse al negocio de los contenidos y que Movistar siga con el de la conectividad. Ambas directivas plantean que es un gana-gana para las empresas y para los usuarios, pero aún no saben qué decidirá el Ministerio, si acepte u opte por castigar a la empresa que incumplió con sus obligaciones. EL COLOMBIANO envió un cuestionario al Ministerio TIC, que al cierre de esta edición no fue respondido.