Colombia | El país empieza a rodar en vehículos autónomos y 5G

165

El Tiempo

Si todo sigue su camino, la minería será la puerta de entrada a Colombia para los vehículos autónomos y también se convertiría en una de las primeras industrias que midan la potencia de las redes de quinta generación de tecnología (5G) y se beneficien a partir de estas.

“En el corto plazo, de uno a tres años, tendremos vehículos autónomos operando en Colombia”, le dijo a EL TIEMPO Björn Tisell, gerente general de Epiroc, empresa sueca que fabrica equipos de minería e infraestructura.

Justamente, una de las máquinas diseñadas por Epiroc, el vehículo cargador autónomo Scooptram ST18, fue el gran protagonista del piloto. En la demostración, este cargador capaz de cargar hasta 18 toneladas de peso se desplazó sin tener un operador en la cabina y sin ser manejado de manera remota, como también su tecnología lo permite.

Fueron, en total, cinco empresas las que realizaron una alianza intersectorial que, después de un trabajo conjunto de más de un año, permitieron los primeros pilotos con vehículos autónomos y 5G en la historia del país. La empresa de minería y tecnología AngloGold Ashanti fue uno de los actores claves para la demostración y espera ser uno de los protagonistas de la llegada e implementación de tecnologías de la cuarta revolución industrial al país.

Para Juan Camilo Quintero, gerente de Asuntos Corporativos e Innovación de esta empresa, Colombia está lista y cuenta con las condiciones para recibir estas tecnologías. “Su uso en cualquier sector acelera la productividad, promueve la generación de empleo más sofisticado y les permite a las empresas del país ser más competitivas”, afirmó.

La transformación digital es la base para que este tipo de desarrollos tecnológicos se vayan adueñando de distintos sectores. En el caso de la minería, la tecnología de punta le ha permitido a Epiroc diseñar vehículos que pueden ser operados de manera remota desde un centro de control que esté en cualquier parte o, por supuesto, de forma autónoma, garantizando buenos resultados y cuidando la seguridad de las personas que trabajan en esta industria, pues no hay nadie presencialmente en las minas poniendo en riesgo su vida mientras trabaja.

Esto también marcará un antes y un después en el recurso humano de la minería, pues ahora se van a requerir talentos que sepan operar los vehículos de manera remota y, en ese rubro, manifestaron los voceros de las empresas, las personas con experiencia gamer pueden sacar ventaja, pues están más familiarizados con los joysticks y simuladores que marcarán el futuro de esta industria en el país. El aumento del porcentaje de mujeres en el sector está entre las proyecciones de esta alianza, que espera también que más jóvenes se interesen por explotar su talento gamer y se desarrollen las economías de las poblaciones cercanas a las minas.

En ese sentido, y siguiendo la línea de pensamiento de las empresas implicadas, representantes del Gobierno que asistieron a la demostración en Jericó, como la viceministra de Minas, Sandra Sandoval, y el viceministro de Conectividad, Walid David, resaltaron la importancia de la llegada de estas tecnologías para el desarrollo y el crecimiento económico de las industrias.

Primeros pasos en 5G

Esta demostración piloto también significó los primeros pinitos del país en la quinta generación de tecnología. Una red 5G facilitada por Nokia y Tigo fue la base necesaria para que un vehículo autónomo pueda movilizarse en un terreno.

La tecnología 5G garantiza velocidades en subida y descarga de datos mucho más potentes, y –aún más importante para el manejo de un vehículo como el de la demostración– la latencia es mucho más baja. Esto significa que los tiempos de respuesta y reacción son mucho más bajos, lo cual permite una precisión sin precedentes.

Los alcances de la tecnología 5G aún están por conocerse. Ese es el mensaje de casi todos los actores que trabajan actualmente en la quinta generación de la tecnología.
Una de las principales ventajas está relacionada con la conectividad, pues las redes 5G son mucho más potentes que las de anteriores generaciones, y así se podría impactar positivamente a mucha más población, que accedería a una conexión de alta calidad.
El sector privado es uno de los más interesados en el montaje de la red 5G en el país.

Esta permitiría el desarrollo de casi todas las industrias, por no decir que todas. Por ejemplo, para el ejercicio de los vehículos autónomos, 5G será la clave para que una máquina funcione autónomamente o se opere a miles de kilómetros de distancia.
Sin duda, el paso dado en Jericó el pasado 23 de septiembre fue muy importante. Ver por primera vez un vehículo operando gracias a una red 5G es un abrebocas de todo lo que vendrá para el país en términos de desarrollo y crecimiento.

Si bien estamos más cerca ahora, para el montaje de la red 5G en Colombia aún hay que dar varios pasos; el primero es la subasta del espectro.

Lo que no está en duda es que el desarrollo tecnológico se impulsará exponencialmente cuando la quinta generación de tecnología sea una realidad en el país.

El viceministro de Conectividad, Walid David, estuvo presenciando el evento en Jericó y resaltó la importancia que tienen estos primeros pilotos para medir las capacidades de la tecnología 5G y sus aportes a las industrias en el país.

Uno de los pasos que tiene que dar el país para que la quinta generación de tecnología sea una realidad es subastar el espectro electromagnético. El viceministro le confesó a EL TIEMPO que la subasta no se dará durante el gobierno de Iván Duque, pero que dejarán todo listo para que se haga en el inicio de la próxima administración.