Colombia | “Empresas fintech y los e-commerce serán atractivos para los inversionistas en el futuro”

57

Cristian Acosta Argote

Desde inicios de noviembre, Gómez-Pinzón añadió una nueva socia a su práctica de M&A (fusiones y adquisiciones) y mercado corporativo. Se trata de Ana Cristina Jaramillo que, con su llegada a la firma, espera aportar a la práctica y consolidar la firma como una de las más robustos del mercado colombiano. Jaramillo habló con Asuntos Legales y, además de compartir los pormenores sobre su carrera, afirmó que el mundo de las fusiones y adquisiciones tendrá gran movimiento producto de las elecciones presidenciales de 2022.

¿Dónde inició su carrera como abogada?

Tengo más o menos 18 años de experiencia laboral, precisamente, en el área de fusiones y adquisiciones. Mi carrera la inicié en Gómez-Pinzón, donde duré cuatro años. Luego inicié mi maestría en Harvard University en Estados Unidos y volví, posteriormente, a Gómez Pinzón; sin embargo, me fui con un cliente a manejar los asuntos de gobierno de Drummond, que es multinacional. También estuve en dos proyectos de firmas de abogados extranjeras. Una de ellas fue el inicio de Garrigues cuando llegó a Colombia y monté la operación de la firma en el país en fusiones y adquisiciones.

¿Qué otros énfasis ha adoptado además del derecho?

Tengo una maestría en administración de empresas porque creo que uno debe complementar el mundo jurídico, sobre todo en el ámbito de los negocios en que me muevo. Hago negocios para mis clientes y es importante tener el énfasis financiero y de otras áreas de especialidad relacionadas con los negocios.

¿Cuál será su aporte a la firma?

Mi especialidad es fusiones y adquisiciones, derecho corporativo y me enfoco principalmente en hacer realidad ideas de negocio o transacciones de negocios que tienen los clientes a través de ventas y compras, además de ideas de asociaciones y fusiones. Es un mundo muy atado al los aspectos económicos de índole tanto nacional como internacional. He vuelto a casa, Gómez-Pinzón fue la firma que me crió, me enseñó y me educó. Aunque estuve alejada de la firma, muchos años después estoy contenta volver.

¿Qué responsabilidades traerá el nombramiento?

El reto más grande es seguir ofreciendo servicios legales oportunos y ágiles que sean útiles para los clientes. Los abogados no podemos pecar de quedarnos en la teoría, sino que debemos ofrecer algo que tenga realmente un valor agregado para nuestros clientes en las operaciones de negocios.

¿Qué retos traerá el próximo año?

Los retos tienen que ver con la situación económica del país y del mundo, además de la realidad política de Colombia. En la pospandemia, el mundo del M&A estará muy movido. La gente que tiene quiere vender y la gente que no tiene quiere comprar. Va a haber grandes oportunidades de negocios y, en un momento en que la economía se empieza a calmar, podemos empezar a ver los rezagos de las estructuraciones empresariales.

Un tema coyuntural importante son las elecciones presidenciales del próximo año, ¿cómo impactará esto al sector?

Creo que el impacto será grande. Sea cual sea el resultado, va a haber cambios. Colombia es un país muy institucional y cualquiera que sea el Gobierno que suba no necesariamente va a haber un cambio repentino político, pero sí sucederá que las decisiones de las empresas estarán basadas en una estabilidad legal y política y los inversionistas y empresarios están a la espera de si se va a dar. Hay ideas de proyectos de ley que a algunos inversionistas les aterra mucho. Habrá un gran suspenso mientras esto se define.

¿Qué otros desafíos adicionales traerá la coyuntura del país para el próximo año?

Los retos venideros serán enlazar la pospandemia con dos fenómenos en Colombia: la reforma fiscal que se debe tramitar y un cambio político que hoy es bastante incierto, pero que podrá ser significativo para el país y los inversionistas extranjeros. Si se tiene en cuenta esta ecuación, habrá cambios: ganas de invertir y de no invertir. Las fusiones y adquisiciones se han venido despertando y habrá cautela en los siguientes cuatro meses a la espera de una claridad política, pero mi experiencia dicta que será muy movido en M&A, tanto empresas nacionales como extranjeras.

¿Qué cambió en el sector de M&A con la llegada de la pandemia?

La pandemia revaluó los planes de negocios de las compañías. El que quería crecer en tres países, por ejemplo, se echó para atrás. En cambio, hay personas que por la pandemia dieron a conocer su negocio. El virus claramente trajo unos cambios estructurales en todas las empresas y eso hace que sus necesidades legales se incrementen. El efecto de la pandemia en las empresas fue relativo. Hay unas que sufrieron una crisis económica, pero otras tienen una liquidez gigantesca. Hubo muchos cambios, y los cambios generan grandes demandas para los abogados.

Luego de este recuento de cambios para el sector a causa de la coyuntura, ¿cómo cree que se moverá el sector de M&A?

Es difícil saber cómo se moverá el mercado de M&A durante el próximo año, pero sí habrá muchos movimientos por la cantidad de liquidez que hay a nivel mundial, pues los empresarios están buscando inversiones. Por ejemplo, las empresas de fintech y el e-commerce, que iban creciendo lento y estable, se dispararon durante los dos últimos años. Por esta razón, serán muy atractivas para ventas y para inversionistas.

¿Cuáles han sido las grandes transacciones en que ha participado?

He participado en toda clase de casos y los que más nombre tienen no son necesariamente los más simbólicos. Estuve en la venta de Bavaria, en la emisión de acciones primarias de Ecopetrol: he estado en las grandes transacciones del país. También estuve en la venta de Data Crédito a una empresa multinacional inglesa.

¿En qué otras áreas ha asesorado fusiones y adquisiciones?

Existen dos áreas que suenan menos, y las personas desconocen, pero pienso que tienen un gran complemento y son igualmente importantes: una es las empresas familiares. He tenido la fortuna de hacer parte de ventas o transacciones de compañías familiares como, por ejemplo, empresas de pollos. Todo el mundo conoce a Mac Pollo y estuve en ventas de ese tipo de organizaciones.

¿Cuál es el atractivo de este tipo de empresas?

Tienen un componente muy interesante porque son patrimonios colombianos arraigados y con unas culturas corporativas muy interesantes. Puedo agregar también que he participado mucho en el mundo del emprendimiento. He dado la mano a los emprendedores que no tienen acceso a las firmas grandes y costosas.