Colombia | ‘Fintechs’ del país le apuestan a crecer la inclusión financiera

125

El Tiempo

Colombia ha ido acelerando en los últimos años sus apuestas para aumentar la inclusión financiera en el país. Al cierre del año pasado, al menos 32 millones de adultos contaban con algún producto en este sector, lo que representa un acceso del 87,8 por ciento, según datos de la Superintendencia Financiera.

Y aunque el panorama es positivo, ya que en medio de la pandemia se logró superar la meta de inclusión que se tenía en el Plan Nacional de Desarrollo para el 2022, en el que se esperaba llegar al 85 por ciento de alcance, el país todavía tiene un reto grande para aumentar la cobertura de estos productos.

Dentro de las estrategias que se han aplicado este último año para lograr este objetivo, la Banca de las Oportunidades, iNNPulsa y Connect Bogotá, a través del programa ‘Escala tu fintech’, seleccionaron diez proyectos colombianos que ofrecen soluciones para que familias con menores ingresos, mipymes y emprendedores puedan contar con servicios financieros.

Entre las iniciativas destacadas están Agrapp, Avanzo, Fundación de la Mujer, Fundefir, Klug, Prestápolis, Qentaz, Teate, Velara y Agata Data, las cuales recibirán un acompañamiento de expertos para fortalecer el modelo de negocio y tendrán la posibilidad de acceder a un incentivo económico para la implementación de hasta 150 millones de pesos.Algunas de las apuestas

En Colombia hay mucho por hacer en esta materia, hay muchos municipios en Colombia donde no hay opciones, porque la banca tradicional no llega por los costos.

El sector fintech es uno de los que más ha crecido en el ecosistema de startups en el país. Este año, de acuerdo a cifras de Fintech Radar, el número de emprendimientos de base tecnológica de este tipo creció un 26 por ciento en un año, llegando a 200. Esto sitúa a Colombia como el tercero de la región, detrás de Brasil y México.

Uno de estos proyectos es Agrapp, una plataforma de financiamiento web para el sector de la agricultura, que busca impactar a los pequeños y medianos cultivadores, al ofrecer mayores opciones de acceso a capital, diferente a la banca o prestamistas informales.

“Lo primero que quisimos hacer fue llevar algo de tecnología al sector rural y empezamos a desarrollar sensores básicos para que los agricultores a través de datos pudieran tomar mejores decisiones sobre su cultivo, pero en esa validación nos dimos cuenta de que había una necesidad muy grande en este sector de poder buscar opciones alternativas de financiamiento”, explica David Duarte, CEO y cofundador de Agrapp.

La apuesta permite también que cualquier persona pueda apoyar a un determinado cultivo con una inversión desde un millón de pesos y recibir un porcentaje de rentabilidad cercano al 17 por ciento. Hasta el momento han financiado más de 100 proyectos agrícolas a través de 600 inversionistas por un monto de 3.800 millones de pesos.

Otra de las iniciativas que buscan ampliar las opciones de servicios financieros es Avanzo, que nació como una alternativa de créditos pequeños, que le permite a un empleado acceder a un cupo de compra, aun cuando la persona se encuentre reportada en las centrales de riesgo.

“Es un modelo nuevo, en donde se da una opción similar a una tarjeta de crédito, pero digital, y la cual se paga descontando directamente con el salario del usuario, lo que da la garantía del pago”, explica Gastón Vega, cofundador y director general de Avanzo.

El proyecto también permite que los usuarios accedan a educación financiera y a otros servicios adicionales como compra de seguros, electrodomésticos y equipos electrónicos, entre otros, con el fin de dar un bienestar financiero adicional a los trabajadores.

Prestápolis, por otro lado, nació también como una opción para ofrecer microcréditos de consumo, pero su apuesta está direccionada a los comercios, con el fin de ser una alternativa para aumentar las opciones de compra.

“La persona va a un punto de venta aliado, hace la solicitud de crédito escaneando un código QR, en donde llena la solicitud y se hace la viabilización del crédito en minutos. Ya hemos llegado a unos 70 municipios distintos del país”, indica Gustavo Jiménez, cofundador de Prestápolis.

La plataforma, que empezó a operar hace un año en plena pandemia, busca convertirse en una herramienta que permita impulsar la inclusión financiera, en especial en las zonas más apartadas del país.

“En Colombia hay mucho por hacer en esta materia, hay muchos municipios en Colombia donde no hay opciones, porque la banca tradicional no llega por los costos. Entonces, un proceso web como nosotros, amplía el espectro de posibilidades para que una persona pueda contar con un servicio financiero”, puntualiza Paola Blanco, cofundadora de la startup.