Colombia | Mujeres, tras las vacantes de la economía digital

138

Portafolio

En América Latina, menos del 20% de las vacantes tecnológicas están ocupadas por mujeres. Justamente, Laboratoria trabaja para mejorar ese indicador y fortalecer la capacitación en este campo de la economía digital.

Paola Sierra, Business Development Manager de esta organización, explica los avances y retos en el país.

¿Qué es Laboratoria?

Laboratoria trabaja para lograr una economía digital más diversa, inclusiva y competitiva, que abra oportunidades para que cada mujer pueda desarrollar su potencial. Hacemos esto mediante un bootcamp intensivo de seis meses en habilidades técnicas y para la vida, dirigido a mujeres que aún no han podido comenzar una carrera profesional. Tras el programa, conectamos a nuestras estudiantes con empleos de calidad en desarrollo de software y diseño de experiencia de usuario, donde pueden comenzar sus carreras, e impulsamos una comunidad de egresadas en la que se apoyan mutuamente en su crecimiento como futuras líderes del sector de tecnología.

¿En cuántos países están?

Desde el lanzamiento en Lima en el 2014, Laboratoria se ha expandido a Chile y México (2015), Brasil (2018) y Colombia (2020).

¿Por qué entran a Colombia?

Laboratoria llegó en medio de la pandemia, de manera remota y planteando para el equipo el reto de seguir transformando cada vez más la vida de grandes mujeres y promover la igualdad de género en el mercado de trabajo tecnológico de la región.

¿Cuántas mujeres se han graduado?

En el primer bootcamp fuerom 41 mujeres; y en el segundo, que finaliza en julio de 2021, hay 46 estudiantes.

¿Cómo les va en el tercer bootcamp?

Está en curso y termina a finales de este año, hicimos un análisis de la convocatoria y los resultados fueron muy interesantes: 40 mujeres lograron entrar al programa entre 18 y 55 años de edad. Un 49% de ellas están en Bogotá, Medellín, Cali, Cúcuta e Ibagué, entre otras, mientras un 51% son de las regiones y de municipios más pequeños, como Angostura (Antioquia), Jamundí (Valla), Fundación (Magdalena) y Soacha. En cuanto a los niveles de escolaridad, un 41% de las mujeres tienen un grado universitario, un 36% son tecnólogos o tecnológicos y un 23% han terminado el colegio.

¿Qué expectativas tienen en el país?

Iniciamos el cuarto bootcamp en enero de 2022 y estamos muy contentas de los resultados obtenidos porque cada vez más, las mujeres se interesan por desarrollarse profesionalmente en el sector de la tecnología.

La primera generación en el país que se graduó en diciembre de 2020 ya alcanzó un 76% de empleabilidad y más de 20 empresas están confiando en el talento que egresa de los bootcamps de Colombia.

¿Cuántas estudiantes han formado?

Más de 2.000, logrando que cerca del 80% de ellas en trabajos de tecnología en América Latina y más allá. También somos una fuente de talento para más de 750 empresas líderes en diversos sectores e industrias, desde comercio y banca hasta logística y fintech.

¿El bootcamp es gratuito?

No se paga nada, pero las estudiantes solamente pagan después de ser empleadas en un trabajo en el área de tecnología que utilice los aprendizajes que se obtuvieron en Laboratoria. Los acuerdos de pago cambian en cada país, para adaptarse correctamente a la realidad de cada contexto.

¿Por qué no entran hombres?

Laboratoria ve un desequilibrio social que provoca la exclusión de las mujeres de la economía digital.

En América Latina, menos del 20% de las vacantes tecnológicas están ocupadas por mujeres, lo que hace que el sector sea poco diverso, según el estudio “Competencias transformadoras para la igualdad de género en la sociedad y la economía digital” elaborado en 2020 por el Grupo de Expertas/os Igualdad de género en la sociedad digital (GEIGSD).

Esto se debe a varios factores, entre los cuales están ideas arraigadas sobre el rol de la mujer en la sociedad, sesgos inconscientes sobre el talento femenino, y estereotipos sembrados con el ‘boom’ de las computadoras personales que terminaron alejando a las mujeres de la tecnología.

¿Cuál es el enfoque en la formación?

Es diferente al de una universidad. Nos enfocamos mucho en desarrollar el autoaprendizaje y la resolución de problemas en equipo durante la formación, para que nuestras egresadas tengan las herramientas para enfrentarse a situaciones imprevistas durante su carrera profesional y con la capacidad de aprender continuamente, independientemente del reto que se les presente.