Colombia | ¿Por qué describen al país como el ‘hub’ de innovación de Latam?

116

Portafolio

Justo cuando la economía más necesita al emprendimiento, Colombia no solo ha presentado durante los últimos años una importante evolución en su ecosistema de ‘startups’, sino que se ha convertido en el ‘hub’ de innovación de América Latina.

Así lo afirma María Benjumea, quien es la CEO y fundadora, junto con el IE University, del evento de emprendimiento South Summit que da comienzo este martes en Madrid, España, y que reúne a los principales actores del ecosistema de todo el mundo.

¿Qué se puede esperar en este South Summit?

Esta es una edición muy especial; primero porque es la del reencuentro y la recuperación, y hay mucho por hacer, pero ya es claro que vamos en una franca mejora. Además viene con muchas novedades después de que la pandemia nos haya enseñado mucho, como la importancia de la transformación digital, que las cosas se pueden hacer de otra manera y que la tecnología es clave para ello.

Como nosotros somos una plataforma global de conexión, para nosotros es fundamental poder unir de forma presencial a todos los actores del ecosistema, a las ‘startups’ con el tejido empresarial y con la gasolina del inversionista.

¿Y cómo ha cambiado la pandemia el evento?

En este año vamos a dar un cambio total, con una apuesta total por la sostenibilidad. South Summit no volverá a ser lo mismo, y esto no solo se verá en la forma o en el contenido, sino que todo se ha intentado producir sostenible, cero emisiones, etc. Y, desde luego, contribuir a convencer de que todo lo que se ha avanzado por la pandemia hay que aprovecharlo.

¿Cómo impactó la crisis al ecosistema emprendedor?

Como con todas las empresas, depende del sector. Pero lo que hay que destacar es cómo el ecosistema reaccionó, y se ve es que esta gente, que es innovadora, ágil y rápida, tiene esa respuesta ante la adversidad, saben que se tienen que adaptar, y por eso la resiliencia ha sido increíble incluso en las industrias más afectadas.

En términos de inversión y generación de negocio, en el 2020 no solamente no se redujo, sino que creció pero no mucho, y pese a la crisis, el volumen de rondas aumentó mucho. Y luego, en la primera mitad del 2021, se ha multiplicado lo que se invirtió en 2020. Esto muestra que el emprendimiento es una realidad sin marcha atrás.

¿Cuáles son los sectores que más se desarrollan?

Realmente hoy se ven ‘startups’ de todos los productos y servicios que una persona necesita en su vida. Y además están creciendo emprendimientos incluso en los sectores más primarios, como es el de agrotech. Se están viendo cosas muy interesantes como las mismas características de estas empresas: más del 98% de emprendedores tiene formación superior, y en un porcentaje muy elevado cuentan con master y doctorado, perfiles que no demanda la empresa tradicional.
Solo el 20% de ‘startups’ son de mujeres.

¿Cómo se puede mejorar?

Yo creo sinceramente que el cuello de botella está en nosotras. Las mujeres son voluntariosas, tenemos características de tener el pie en la tierra, somos perfeccionistas y creemos que o si algo no es perfecto es mejor no hacerlo, y pues también hay un aspecto histórico y cultural detrás. Pues tenemos que cambiar el chip, pues tenemos una preparación más que suficiente para ello, la sociedad quiere y nos necesita, y además cada vez está peor visto que haya pocas mujeres en el ecosistema.

Todo eso es fundamental, porque claro que si vamos a un inversor y se lo vendemos bien, no le importa si es mujer u hombre, sino si su inversión se va a multiplicar. El dinero no mira nada más que la rentabilidad, es miedoso, pero lo que quiere es ganar.

¿Cómo va la evolución del emprendedurismo en Latinoamérica?

En todo el mundo viene evolucionando, pero en Latinoamérica está dando un giro enorme, especialmente en Brasil, México y Colombia.

Y es que en Colombia ha habido una transformación del ecosistema bestial. Las corporaciones colombiana saben que solas no pueden hacer frente a los avances de la actualidad y que necesitan firmas y talentos de la nueva economía.

¿Destaca a Colombia dentro de la región?

Colombia ha cambiado su mentalidad, y tiene una serie de características que le permiten competir con cualquiera. El foco que hay en Colombia por ser un centro de innovación no solo se ve a nivel país, sino que son muchas las empresas que lo han instalado allá.

Es decir, claramente Colombia se ha posicionado como el ‘hub’ de innovación en Latinoamérica, y su posición geográfica le permite tener las condiciones perfectas para ello.

¿Qué puede aportar el emprendimiento contra el cambio climático?

Esta es la comunidad por excelencia y más capaz para enfrentar problemas como este por las características que hemos hablado, pues tiene la innovación como bandera, el espíritu de moverse rápido y la agilidad, al tiempo que el enfoque de saber que hay un problema y encontrar pronto una solución, no quedarse parado. A esto se suma el ánimo colaborador que existe en este sector.

Somos más las personas muy concienciadas, y tenemos que ser pragmáticos. Tenemos que cambiar para mejorar, pero esto no puede quedar en decir que creemos en ello, sino que hagamos compromisos, firmemos el manifiesto que nos haga responsables, contribuyamos para ayudar. Y también hay que tener muy presente que si no lo hacemos no vamos a tener el planeta que quedemos y, además, la sostenibilidad es rentable. Podemos conseguir que esto se acelere.

¿Cuáles son hoy los retos del emprendimiento?

El mayor siempre es perseguir el proyecto pero con un foco, identificar en qué se está trabajando, ver que tiene viabilidad y saber que el mundo es cambiante y que nos tenemos que adaptar a las necesidades del mercado, pese a ese foco.

El reto real es convencernos de que podemos hacerlo, y a veces no la idea no es la mejor, por lo que no tiene que haber miedo a matar el proyecto y volver a intentarlo. Y, por supuesto, lo más importante para el éxito es conseguir a un equipo ganador, tener a los mejores.