Colombia | RapiCredit ha otorgado un millón de créditos a personas sin acceso a la banca tradicional

99

La República – Lina Vargas Vega

Después de siete años de operaciones en el país, RapiCredit alcanzó la suma de un millón de créditos otorgados, siendo la mayoría de estos préstamos de urgencia para personas que no tenían acceso a este tipo de soluciones financieras.

En la construcción de este producto, la fintech tenido que trabajar arduamente en la interpretación de las variables que aprecian los sectores de la población que atiende, el marco regulatorio que acompaña la operación, la estructuración de alianzas con la banca y diferentes operadores del ecosistema financiero, fuertes inversiones en tecnología, mercadeo digital y finalmente la conformación de un equipo de alta sensibilidad social.

“Hemos otorgado un millón de créditos sin un solo trámite físico”, expresó Daniel Materón, CEO de RapiCredit.

La mayoría de los préstamos que ha otorgado RapiCredit ha sido a través de su producto de créditos de urgencia, diseñado especialmente para dar una respuesta rápida al solicitante, dentro de unos límites de monto. Sin embargo, ante el crecimiento, esta fintech de lending decidió ampliar su portafolio a otro tipo de productos como Rapiplazo.

Con esta nueva modalidad de crédito, que apunta a resolver gastos planeados de las personas, RapiCredit diversificó su portafolio de productos de acuerdo a las demandas de sus clientes. “Nosotros le preguntamos a los usuarios qué valorarían de la compañía además del producto de crédito de emergencia que les entregamos y la respuesta fue que aumentamos los montos y concedieran más plazo”, comentó Materón.

Además de la tecnología, la evolución de RapiCredit ha sido soportada en los mecanismos de seguridad que se han perfeccionado para brindar un servicio confiable a los usuarios de la fintech.

RapiCredit ha prevenido más de 90.000 solicitudes de crédito fraudulentas gracias a sus más de 50 filtros de seguridad en tiempo real para verificar la información del solicitante, como también a las validaciones de los dispositivos en los que se realizan las operaciones y el cotejo de los datos ante centrales de riesgo.