Colombia | Vías Inteligentes ITS, la apuesta del Invías para ofrecer viajes más seguros

49

El Espectador – Karen Quintero Martínez

Una de las apuestas del Invías es modernizar las carreteras del país para monitorear la infraestructura y el transporte y, a su vez, conocer en tiempo real las condiciones de tráfico y seguridad vial. De ahí que una de sus principales apuestas es el proyecto Vías Inteligentes ITS, que promete recopilar datos para obtener estadísticas que les sirvan a las autoridades, pero también a los usuarios.

Los dispositivos de monitoreo —según el instituto— se convertirán en una herramienta fundamental para saber cuáles son las condiciones del tráfico, qué está pasando con la seguridad vial y cuál es el estado de la infraestructura; información que servirá para reaccionar de manera oportuna y, en el mejor escenario, anticipar incidentes y trancones, y gestionar eficientemente las inversiones e intervenciones, etc.

De acuerdo con Guillermo Toro Acuña, director técnico del Invías, desde el 1.° de octubre empezó a operar la primera etapa, en la que se instalaron 110 dispositivos nuevos; la segunda fase terminará en febrero de 2022, con la instalación de otros 125, que junto con la infraestructura previa y los convenios con concesiones sumarán 324 puntos fijos de monitoreo a lo largo de la red vial nacional.

¿En qué consiste el proyecto Vías Inteligentes?

Este proyecto apunta a la modernización de la infraestructura vial. En el Plan Nacional de Desarrollo se planteó el objetivo de modernizar la infraestructura de transporte bajo tres ejes: el primero busca hacer más con menos recursos, al involucrar las nuevas tecnologías, que hoy son asequibles; el segundo eje es el de sostenibilidad. El Ministerio de Transporte tiene un lineamiento de infraestructura verde que incluye el uso de herramientas tecnológicas en los diferentes procesos. El tercero se relaciona con la tarea de adaptar la infraestructura a las nuevas condiciones climáticas, buscando que sea resiliente. Solo el año pasado atendimos más de 1.800 emergencias en todo el país y al cierre de agosto de 2021 ya hemos atendido más de 1.500. La tecnología permite identificar más ágilmente las eventualidades e incrementar nuestra capacidad de respuesta.

De ese contexto se desprende el proyecto Vías Inteligentes (ITS). Buscamos capturar datos, en este caso de los corredores viales, para que esa información no estructurada —conteos vehiculares, datos de pesos de vehículos, velocidades de paso entre puntos o incluso imágenes de reconocimiento facial— se pueda estructurar, relacionar y nos sirva como una estadística para tomar decisiones en procura de mejorar los niveles de servicio y la seguridad de los usuarios.Te puede interesar.

¿Cuál es el objetivo de obtener esos datos?

Este proyecto tiene tres subsistemas. El primer módulo nos permite monitorear cualquier alteración de orden público en los corredores nacionales para que la fuerza pública que acompaña el proceso, a través del programa de seguridad en carreteras, pueda conocer la situación y atenderla. El segundo es un módulo de seguridad vial que, con aforos y cámaras de atención de incidentes, puede detectar un vehículo detenido o cualquier accidente vial. Y el último es el seguimiento de la infraestructura con el monitoreo de los sitios más críticos en cuanto a inestabilidad: dónde se presentan derrumbes, deslizamientos, hay grandes asentamientos o fallas geológicas; con el fin de brindar soluciones definitivas, hacer más eficiente el gasto, pero también que los usuarios tengan información en tiempo real y puedan tomar rutas alternas sin tener que esperar tres, cuatro u ocho horas.

Todo está conectado a un centro de control con un software que recibe la información y genera dichas estadísticas. Esperamos que en cuatro o cinco años, a través de herramientas como big data, podamos hacer prospectiva, anticipar situaciones que se pueden presentar en los corredores. Por ejemplo, tres días antes el sistema nos podrá decir que puede generarse una cola de tres kilómetros en el túnel de La Línea, permitiéndonos tomar decisiones para que eso no pase. Asimismo, la gente cambiará la forma de transportarse, al tener un viaje informado.

¿Cuál es el avance en el proyecto? ¿En qué zonas se encuentra?

Lo estamos distribuyendo en vías nacionales concesionadas y no concesionadas, pues los recursos que se utilizan para financiarlo en gran parte provienen del programa Seguridad en Carreteras. Esperamos en el futuro poder cobijar los 17.000 kilómetros de vías primarias. En la actualidad se tiene intervención sobre 64 tramos de la red vial nacional, el alcance final esperado es de 92 tramos; la cobertura a la fecha es de 3.425 kilómetros y al final será de alrededor de 6.000 kilómetros.https://f07fa90ada0f54b660f0bc5c03f0ce88.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Estos tramos están en Antioquia, Arauca, Atlántico, Bolívar, Boyacá, Caldas, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Cundinamarca, Guaviare, Huila, La Guajira, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Quindío, Risaralda, Santander, Sucre, Tolima y Valle del Cauca. Se tienen cubiertos puntos sobre corredores como Bogotá-Cali, Cali-Buenaventura, cruce de la cordillera Central (Bogotá-Pereira) y Sogamoso-Aguazul, entre otros.

La primera etapa de implementación está operando desde el 1.° de octubre, se agregaron 110 dispositivos nuevos que junto con la infraestructura ya en operación previa y los convenios con concesiones —el C4 de Bogotá y visuales de los peajes del Invías— suman 199 en el Centro de Control y Monitoreo Vial. En la segunda etapa de implementación, que finalizará en febrero del 2022, se instalarán 125 más, para un horizonte de operación de 324 puntos fijos de monitoreo a lo largo de la red vial nacional.

¿Cuándo se formuló el proyecto y cómo fue el proceso?

Desde el primer día, esta administración trazó dentro del plan estratégico la modernización de la infraestructura a través de la inclusión de herramientas tecnológicas. En mayo del 2019 se inició el proceso de organización y priorización de necesidades, las que serían abordadas en el proyecto Vías Inteligentes, en septiembre de 2020 se publicaron los pliegos definitivos y el 23 de diciembre fue adjudicado el proceso. El proyecto entró en operación formal el 29 de enero, fecha en la que se suscribió el acta de inicio y el nuevo operador (Unión Temporal ITS Seguritech) recibió la infraestructura existente.

En la ubicación de los puntos estratégicos participó la Dirección Nacional de Tránsito y Transporte, el Ejército, la Armada Nacional. También la Agencia Nacional de Seguridad Vial, la Superintendencia de Puertos para controlar la entrada y salida a los puertos que se conectan con las rutas nacionales; el Ministerio de Transporte, pues el sistema también consulta las bases de datos del Room para hacer control preventivo y correctivo de vehículos de carga; entre otras entidades.

¿Cómo pueden acceder a esta información los usuarios?

El usuario puede saber en tiempo real lo que sucede en el corredor vial nacional y conocer rutas alternas a través del #767, que está vinculado a todo el sistema de ITS. La asistente virtual IVI (Información de las Vías Inteligentes) atiende a la línea y a su vez es la encargada de contestar a través de WhatsApp, Facebook y Twitter, usando algoritmos de inteligencia artificial que logran captar la necesidad del usuario, procesarla y brindarle una respuesta fiable, concisa y rápida.

¿Son fotomultas o no? ¿Qué repercusiones puede traer para los usuarios y a dónde van a parar estos datos?

Nosotros como Invías no tenemos competencia para llevar a cabo procesos de contravención, comparendos y demás. En la Corte Constitucional sigue vigente la imposibilidad de llevar a cabo comparendos a través de estas herramientas tecnológicas, por la disparidad que se tiene en el reconocimiento de quién está conduciendo en el momento en el que sucede la infracción. La gente tiene una prevención porque ve que la cámara es igual a la de fotomultas, por eso hemos explicado que las cámaras nos permiten hacer, entre otras cosas, conteos vehiculares —los mismos que el instituto ha hecho durante 25 años, solo que ahora nos apoyamos en herramientas tecnológicas— para poder planear con anticipación las necesidades de inversión.

No es información que estemos capturando de manera nueva y es de uso meramente técnico. Quizá pueda ser utilizada por universidades, entes de investigación y demás. Es información del Instituto Nacional de Vías y para el Instituto Nacional de Vías y, obviamente, una parte es para las fuerza pública y goza de privacidad, por decirlo de alguna forma, por la seguridad nacional.

¿Cuál fue el costo de este proyecto?

La inversión fue de $60.000 millones, que incluye todo lo asociado al diseño, suministro, implementación, operación y mantenimiento pleno de cada uno de los componentes del proyecto. De este monto, $37.000 millones están comprometidos para la adquisición e implementación de los dispositivos que serán propiedad del Invías, el recurso restante está enfocado en la interventoría del proyecto, la prestación del servicio de telecomunicaciones, los mantenimientos preventivos recurrentes y la prestación del servicio del contact center del #767.

Con la adjudicación del proceso, la Unión Temporal ITS Seguritech suscribió con la entidad el contrato 1809 del 2020, el cual tiene vigencia hasta el 31 de julio del 2022. Su mayor participante es una compañía mexicana con una gran trayectoria en varios países. Es válido resaltar que para la ejecución del proyecto se han empleado más de 130 personas, ingenieros electrónicos, de sistemas, mecatrónicos y de telecomunicaciones. También tendremos otra fase de inversión para seguir ampliando la cobertura, pero seguirán los costos de operación con un contratista, pues es más eficiente contratar a un privado.

¿Qué sigue para avanzar en la modernización?

Seguimos trabajando en la línea de tecnología. En realidad, son muchos proyectos, hemos hecho cuatro ruedas de innovación, recibimos más de 260 nuevas tecnologías, de esas nos encontramos en proceso de reglamentación de más de sesenta de ellas, vinculamos a la academia para que lleve a cabo el proceso de verificación de que tengan aplicabilidad en los proyectos que se desarrollan en Colombia y que realmente sea eficiente y duradero.

Entre otras cosas, estamos trabajando en el sistema de gestión de infraestructura, que en el corto plazo se unirá al sistema de transportes inteligentes y busca, también, dar a conocer en tiempo real la situación de estabilidad de puentes, vías, el deterioro del pavimento, de las pilas, de los taludes, de las obras de contención que hacemos en los corredores y todo a través de sistemas de instrumentación que estarán enlazados a un cerebro que ya desarrollamos conjuntamente con la Universidad de los Andes y la Universidad Javeriana. La información nos permitirá saber en qué momento exacto debemos hacer inversiones.

También estamos trabajando en la creación de nuevos sistemas de puentes semipermanentes para la atención de emergencias. Normalmente en Colombia se importan a un costo elevadísimo, ahora ya desarrollamos nuestros propios diseños y estamos tratando de sacar adelante el primer grupo de puentes tipo Invías. Entre muchos otros.