Comisión Europea identifica barreras de competencia en IoT de consumo

A las empresas del sector les preocupa que existan actores con un fuerte poder de mercado, como Google, Amazon o Apple.

162

La Comisión Europea (CE) identificó una serie de preocupaciones que existen entre los actores del mercado de Internet de las cosas (IoT) de consumo respecto a las barreras para la competencia.

En un estudio preliminar, abierto a consulta pública hasta septiembre, Bruselas recogió información de más de 200 empresas de diferentes tamaños que participan en el sector. Aunque se trata de un ecosistema relativamente nuevo, está creciendo de manera acelerada alrededor del mundo.

Una gran parte (entre 70 y 80%) de las compañías fabricantes de dispositivos de hogar inteligente, de wearables y asistentes de voz consideran que los principales obstáculos para la expansión es que el costo de la inversión tecnológica es muy alto, y también la presión competitiva (50 a 60%), pues existen agentes integrados verticalmente con un fuerte poder en el mercado (Google, Amazon o Apple).

Las empresas alertaron a la CE sobre la existencia de prácticas de exclusividad y vinculación en relación con los asistentes de voz; limitantes para utilizar distintos asistentes en un mismo dispositivo; así como la posición posiblemente ventajosa de los asistentes de voz y sistemas operativos como intermediarios entre los usuarios, que les permitiría controlar las relaciones y el acceso a los datos.

El privilegiado acceso a los datos de consumo de dispositivos IoT podría darles un poder adicional a estos proveedores en los segmentos en que participan y, a su vez, sería una palanca para aprovechar los mercados adyacentes de forma más fácil que sus competidores.

También lee: IoT, de las expectativas a la compleja realidad

Además, la Comisión Europea detectó que la industria tiene inquietudes por la falta de interoperabilidad en el IoT de consumo. Una parte de las empresas dijo que sólo pocos proveedores de asistentes de voz y sistemas operativos controlan unilateralmente los procesos de interoperabilidad e integración, y son capaces de bloquear funcionalidades de dispositivos inteligentes y servicios de terceros.

Bruselas analizará los resultados de la investigación preliminar y seguirá recolectando información respecto a la dinámica de competencia por parte de todos los interesados. Esto será la base de futuras acciones de regulación e intervención en el sector, y podría aportar al debate actual sobre la propuesta de ley de mercados digitales.

Margrethe Vestager, vicepresidenta Ejecutiva de Política Digital de la CE, afirmó que los resultados muestran que muchas empresas de la industria tienen las mismas preocupaciones de la Comisión Europea, pues el organismo ya había anticipado que había un riesgo de aparición de actores con un amplio poder en este sector.