La Comisión Europea (CE) abrió dos investigaciones antimonopolio contra la tienda de aplicaciones de Apple, App Store, y las prácticas del servicio de pagos digitales Apple Pay.

La primera averiguación se enfocará en revisar las políticas de la App Store respecto a si ha roto las reglas de competencia de la Unión Europea (UE). Dicha investigación se abrió después de las quejas de Spotify y Rakuten sobre un recorte en las suscripciones y ventas de libros electrónicos a través de la App Store.

Margrethe Vestager, directora de la división antimonopolio de la UE, dijo que la Comisión necesita asegurarse de que las “reglas de Apple no distorsionen la competencia en los mercados en los que Apple compite con otros desarrolladores de aplicaciones, por ejemplo, con su servicio de transmisión de música Apple Music o con Apple Books”.

La Comisión investigará dos restricciones en particular que fueron impuestas por Apple, en sus acuerdos con empresas que desean distribuir aplicaciones a los usuarios de dispositivos Apple.

Una de las restricciones se refiere al uso obligatorio del sistema de compra en la aplicación propia de Apple “IAP”, para la distribución de contenido digital de pago. Apple cobra a los desarrolladores de aplicaciones una comisión del 30 por ciento en todas las tarifas de suscripción a través de IAP.

Mientras que la segunda restricción se enfoca en la capacidad de los desarrolladores para informar a los usuarios sobre las posibilidades de compra fuera de las aplicaciones, ya que las reglas de Apple evitan que los desarrolladores informen a los usuarios sobre estas alternativas de compra que normalmente son más baratas.

En concreto, la Comisión analizará el posible impacto de las prácticas de la App Store en la competencia en transmisión de música, libros electrónicos y audiolibros. “Estas prácticas pueden perjudicar a los consumidores al evitar que se beneficien de una mayor variedad y precios más bajos”, dijo la Comisión Europea en un comunicado.

A su vez, la CE prepara otra investigación que analizará el servicio de pagos digitales Apple Pay para evaluar si el sistema viola las reglas de competencia de la UE. Aquí, el asunto es que Apple limita la comunicación de campo cercano (NFC) de sus dispositivos iPhone y Apple Watch, por lo que los bancos y otros proveedores de servicios financieros no pueden ofrecer pagos NFC a través de sus propias aplicaciones.

Esta investigación contra Apple Pay se produce luego de que en Alemania votaran a favor de una legislación que podría obligar a Apple a permitir que otras compañías accedan a los chips NFC de sus dispositivos.

El anuncio de las investigaciones surge un día después de que la compañía de la manzanita publicara los resultados de un estudio que afirma que la App Store es responsable de 519 mil millones de dólares en ingresos, ventas de productos, servicios y productos digitales en 2019.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here