La compartición de espectro y de red entre los operadores de telecomunicaciones móviles en un mercado es una ventaja que permite acelerar la cobertura, mejorar la calidad e introducción de nuevas redes, como 5G.

En momentos cuando es necesario reactivar la economía, automatizar la capacidad de la producción e impulsar la economía digital, ampliar la cobertura no sólo a los grandes centros poblados es un requerimiento que cada vez es más entendido por las autoridades nacionales de regulación.

Para cumplir con este requerimiento, logrando que cualquier persona tenga la posibilidad de acceder a Internet, es necesario incrementar la cobertura en zonas rurales y alejadas.

Sin embargo, dependiendo de la extensión territorial será necesario incorporar no solo las estaciones radiobases, sino las redes de transporte y backhaul, lo que en muchos casos incrementa fuertemente la inversión e incluso los costos operativos.

En este sentido, quiero aprovechar la oportunidad de presentar nuestros cálculos para comparar la cobertura de 5G entre un despliegue desagregado de tres operadores móviles en un mismo mercado con respecto al despliegue compartido del espectro y la red.

Esta compartición de espectro y red, que hemos venido proponiendo desde antes de la pandemia, tiene la ventaja no solo de presentar ahorros en las inversiones para incrementar la cobertura, sino de compartir el ancho de banda disponible en una misma banda de frecuencia, lo cual permitirá incrementar la velocidad del acceso a Internet.

Según nuestro estudio, identificamos un mercado donde existen en total 5,937 sitios con estaciones radiobases con distintas tecnologías, y donde están distribuidas por los operadores móviles de red (OMR) de la siguiente forma: OMR1, 43.24 por ciento; OMR2, 28.23 por ciento y OMR, 28.53 por ciento.

Supongamos que cada OMR decide desplegar una red 5G utilizando una porción de espectro de las bandas bajas, por ejemplo 600 ó 700 MHz, y una porción de espectro de las bandas medias comprendidas entre 3,300-3,600 MHz, colocándose como objetivo cubrir 100 por ciento de los sitios en las bandas bajas y al menos 60 por ciento de la cobertura en las bandas medias.

Ahora bien, comparemos la inversión necesaria para realizar un despliegue de red basado en una compartición de espectro y red entre los tres OMR de ese mismo mercado, con el objetivo de cubrir 100 por ciento de los sitios desplegados en las bandas bajas y 100 por ciento de la cobertura en las bandas medias.

Cabe destacar que la compartición de espectro, tanto en las bandas bajas como medias, permitirá ofrecer mayores velocidades.

Según un estudio realizado por Qualcomm en China, un despliegue en la banda de frecuencia de 700 MHz, con un ancho de banda de 30 MHz, logró alcanzar velocidades de 300 Mbps.

La inversión requerida con la compartición de espectro y red será de sólo 54.93 por ciento de la suma del monto total de inversión requerida por cada operador móvil de red, permitiendo ahorros importantes en la inversión, que en parte son utilizados para incrementar la cobertura en las bandas medias, logrando alcanzar 100 por ciento respecto de las bandas bajas.

En el escenario de despliegue independiente el OMR1 estará realizando una inversión de 39.91 por ciento, el OMR2 de 29.95 por ciento y el OMR3 de 30.15 por ciento. Considerando el despliegue actual de las redes móviles de cada OMR.

En definitiva, la compartición de espectro y red que hemos venido impulsando permitirá en este escenario actual de pandemia utilizar los limitados recursos disponibles para poder conectar a Internet a la población aún desconectada, y recuperar la inversión con un margen de rentabilidad interesante.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here