Compra de Arm por Nvidia está en la cuerda floja: Reino Unido prevé daños a la competencia

El acuerdo entre las empresas podría generar daños para otras empresas del mercado, y al gobierno británico también le preocupa que suponga un problema para la seguridad nacional.

220

Nvidia encara serios problemas para comprar Arm. La Autoridad de Competencia y Mercados (CMA, por sus siglas en inglés) del Reino Unido concluyó que el acuerdo de integración entre ambas compañías generará daños graves a la competencia, por lo que se resiste a dar su aprobación.

A mediados de septiembre de 2020, Nvidia pactó la adquisición de Arm por 40 mil millones de dólares. El convenio supone la creación de un diseñador gigante de procesadores, pues los chips de Arm son utilizados en dispositivos móviles de todo el mundo, incluidos los que fabrica Apple y Samsung.

De seguir adelante con la transacción, el regulador británico advirtió que la entidad fusionada acumularía un gran poder para restringir el acceso a la propiedad intelectual de Arm, lo cual traería barreras de acceso para otras empresas que producen semiconductores y productos relacionados.

La CMA dijo que existe suficiente evidencia para pensar que la fusión “puede crear incentivos para cambiar el modelo de negocio de Arm para favorecer a Nvidia”, de manera discrecional en el mercado de procesadores para centros de datos y SmartNIC.

Por esa razón, a la institución le inquieta que la pérdida de competencia se traduzca en una estrangulación de la innovación, menor calidad y precios más elevados en varios mercados, incluyendo los centros de datos, consolas de videojuegos, dispositivos de Internet de las Cosas y los automóviles autónomos.

También lee: Tecnológicas estadounidenses se oponen a adquisición de Arm por Nvidia

Durante el proceso de investigación de la CMA, Nvidia ofreció un compromiso para garantizar la neutralidad y un modelo de licencia abierta para los clientes. Sin embargo, la propuesta no convenció al organismo, y la preocupación escaló al ámbito de seguridad nacional.

La Autoridad envió un informe sobre su análisis de la transacción al Departamento de Cultura Digital, Medios y Deporte, y será esta última institución la que decidirá si la indagación de competencia se remite a una segunda fase por motivos de “competencia de seguridad nacional”, o si la CMA continúa analizando sólo los efectos de competencia en el mercado.

En abril de este año, el Departamento emitió un aviso para intervenir en el proceso de fusión debido al interés público. La dependencia considera que el contrato entre Nvidia y Arm podría tener implicaciones en la seguridad nacional del Reino Unido.

“La industria de la tecnología de chips vale miles de millones y es vital para los productos en los que las empresas y los consumidores confían todos los días. Esto incluye el procesamiento de datos críticos y la tecnología del centro de datos que respalda las empresas digitales en toda la economía”, explicó el Director Ejecutivo de la CMA, Andrea Coscelli.

No sólo el Reino Unido está objetando la adquisición de Arm por parte de Nvidia. También las grandes tecnológicas de Estados Unidos, como Qualcomm y Microsoft. Además del visto bueno del regulador británico, Nvidia necesita la aprobación del país nortemaericano, por lo que los analistas pronostican que la compra podría ser bloqueada.