Concesiones indígenas en México no deben ser tratadas como comerciales: SCJN

Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C. ya no pagará cerca de un millón de pesos que le requerían por el uso de espectro durante 2016, 2017 y 2018.

491

Las concesiones de telecomunicaciones indígenas en México que ofrecen servicios como Internet y telefonía móviles no deben ser tratados de la misma forma en que se trata a los concesionarios comerciales respecto al cobro de derechos anuales por el espectro, ya que significaría una barrera contra sus derechos.

Así lo respaldó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al decidir la semana pasada un amparo en favor de Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C. (TIC) que ofrece servicios móviles, por lo que ya no pagará casi un millón de pesos que se le exigía por utilizar el espectro radioeléctrico en diversas comunidades de Oaxaca.

El proyecto de sentencia del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena advirtió que se debe asistir a los pueblos y comunidades indígenas con “acciones afirmativas” en las concesiones, pues el pago por el uso del espectro es un obstáculo, sin justificación, frente a sus derechos constitucionales de acceder a Internet, libertad de expresión y acceso al conocimiento.

 Y es que el pago de derechos ponía en peligro de desaparecer los servicios que ofrece Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C., ya que prácticamente su empresa no lucra con los servicios que vende, pues su tarifa es de apenas 40 pesos mensuales, precio que no se compara con las tarifas de cualquier concesionario comercial, que además ni siquiera tienen servicios en esas zonas.

El pago que se exigía abarcaba el uso de espectro en los años fiscales 2016, 2017 y 2018.

De acuerdo con TIC A.C., la concesión social indígena está otorgada a cinco estados de la república mexicana que son Oaxaca, Guerrero, Puebla, Chiapas y Veracruz. Actualmente, son 19 las comunidades de dichos estados que ya cuentan con cobertura del servicio, y son más de cuatro mil personas que ya utilizan el servicio.

“Los pueblos indígenas son víctimas de una desigualdad de tipo estructural, que significa la existencia de obstáculos concretos que pueden rastrearse contextual e históricamente y que tienen como consecuencia la opresión sistemática de estos pueblos.

“Corregir la desigualdad estructural requiere intervenir en las relaciones de poder desiguales para nivelar la cancha. Esto sólo es posible por medio de acciones afirmativas que requieren medidas positivas donde el Estado trate diferente a los sujetos desiguales para garantizar la igualdad de hecho en los resultados. Este trato no sólo es compatible constitucionalmente, con lo que el Estado debe hacer para garantizar los derechos, sino que es la condición necesaria para lograrlo”, comentó Vladimir Chorny, investigador de la organización Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D).