Conoce las 5 perspectivas para los trabajos de automatización y fabricación

840

Los avances en temas de Inteligencia Artificial (IA) y automatización son una realidad ineludible. De hecho, se espera que dichas herramientas impacten directamente el sector manufacturero.

Sabemos que la transición a sistemas automatizados eliminará algunas de las tareas que actualmente son realizadas por personal humano; sin embargo, también impulsarán la creación de nuevos roles laborales, como la inspección especializada.

Raconteur destaca cinco tendencias de cómo la automatización está configurando el mundo y, en particular, las perspectivas de futuro para los empleos de manufactura.

La adopción llegará a su clímax en 2020. De acuerdo co PwC, el impacto en los empleos de los países miembros de la OCDE comenzará a sentirse a mediados de la década de 2020. Para 2025, se proyecta que entre 10 y 15 por ciento de los empleos en tres sectores (fabricación, transporte y almacenamiento, y ventas al por mayor y comercio minorista) tendrán un alto potencial de automatización. Finalmente, para 2035 la gama de trabajos con un alto potencial de automatización llegará al 35-50 por ciento.

Eliminar trabajo manual. En América del Norte y Europa, casi la mitad de las horas de fabricación trabajadas se gastan en trabajos manuales. Para 2030, se estima que sólo 35 por ciento del tiempo se dedicará a ese trabajo de rutina.

Bajarán los precios de los robots. Se espera que los costos de los robots bajen 65 por ciento entre 2015 y 2025. Con el aumento del costo de la mano de obra en general, esto hace que sea más difícil mantener empleos poco calificados.

Nuevas vacantes. Un punto positivo es que la automatización y la IA también crearán empleos, probablemente en funciones que hoy en día son difíciles de concebir. Se espera que la IA tenga un impacto económico de 15.7 mil millones de dólares para 2030.

Desafortunadamente, aunque los expertos están de acuerdo en que estas tecnologías crearán empleos, no están de acuerdo con respecto a cuántos. Esta importante discrepancia es probablemente el mayor factor para determinar el impacto final que estas tecnologías tendrán en los próximos años, especialmente en la fuerza laboral.
Corea del Sur lidera la carrera. Si hablamos de adopción de herramientas de IA y automatización, Corea del Sur está a kilómetros de distancia de las principales potencias a nivel industrial. De acuerdo a Raconteur, en Corea, por cada 10 mil empleados, existen 710 robots, cuando la media mundial son 85.