Conoce las propuestas en telecomunicaciones y radiodifusión del nuevo ministro del Reino Unido

671

Después de hacer su presentación oficial como el nuevo primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson aprovechó su primer discurso al mando para hacer una serie de promesas de gobierno, como parte de su plan de “tomar decisiones (…) y cambiar el país para mejorar”, entre las cuales no podía faltar un plan para el sector de las telecomunicaciones.

Banda ancha de fibra completa. Johnson se comprometió a desplegar banda ancha de fibra completa en todo el Reino Unido para 2025, ocho años antes de lo previsto por el gobierno y por los expertos de la industria, dado que la cobertura es actualmente inferior al 10 por ciento.

Tener banda ancha de fibra completa significa colocar cables ópticos de alta velocidad en los edificios, eliminando la infraestructura de cobre.

El plan actual del gobierno estima que llevar banda ancha de fibra completa a un 10 por ciento de la población más remota requerirá que se gaste entre 3 mil millones y 5 mil millones de libras, por lo que ajustar la meta de 14 a seis años aumentaría ese costo.

Sin embargo, no todos los pronósticos son malos. En respuesta, un portavoz de CityFibre, el proveedor alternativo de banda ancha en el Reino Unido, mencionó que planea ampliar la red a al menos un 20 por ciento de los hogares del país y empresas en los próximos cinco años, desde Aberdeen a Lowestoft, y de Rotherham a Worthing.

“El objetivo del gobierno para 2025 es ambicioso, y se necesitan algunos pasos audaces para lograrlo”, declaró el portavoz.

Eliminar el subsidio. El nuevo primer ministro también señaló que planea ordenar a la cadena televisiva BBC que elimine las licencias de TV gratuitas para suscriptores mayores de 75 años, ya que, de acuerdo a Johnson, ocasiona un gasto innecesario de 250 millones de libras al año.

En 2015, George Osborne entregó la responsabilidad financiera de proporcionar licencias de televisión gratuitas a la BBC a cambio de fondos adicionales.

La asociación Age UK se ha pronunciado en contra de la decisión de Johnson, alegando lo importante que es el televisor para los adultos mayores de 75 años. Los adultos han dicho que es un “salvavidas” y un “vínculo con el mundo exterior”.